Fraudes al seguro: historias de estafas con premio

historias de estafas- fraudes al seguroLa XXIV edición del Concurso Sectorial de Detección de Fraudes, organizada por Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras (ICEA), vuelve a dejarnos un año más tentativas sorprendentes de estafas al seguro. Relatos tan inverosímiles que no solo ponen de manifiesto una creatividad de engaño sin límites, sino también el buen resultado de invertir en investigaciones para destapar fraudes. Si hace poco te contábamos que las compañías reciben un retorno de 48 euros por cada euro invertido en la investigación de estafas, hoy queremos que conozcas tres de los casos de esta índole más llamativos que fueron destapados el año anterior. Unas historias de estafas con premio, que se añaden a la lista de engaños inverosímiles contra las principales compañías españolas.

Pelayo: ¿Quién choca realmente?

Un conductor sevillano relata a la compañía Pelayo que su coche -estacionado en la calle- ha sido golpeado por un vehículo que se ha dado a la fuga. Según él, un vecino le ha informado de los hechos, que acarrean unos daños de más de 3.500 euros. El vehículo, de color blanco, presenta una fuerte colisión en la parte frontolateral derecha y sobre el escenario se detectan fragmentos de plástico rojo y una “S” presuntamente desprendida del coche huido. El perito determina el modelo y marca del otro vehículo, pero además descubre que el pretensor del cinturón de seguridad del conductor del coche blanco estaba activo; algo extraño cuando teóricamente el vehículo estaba estacionado sin conductor. Las pesquisas en talleres de la zona determinan que el coche presuntamente afectado era en realidad responsable de la colisión de tres vehículos.

Caser: Barco de pesca hundido jamás encontrado

Un empresario indica a la compañía que su barco, asegurado 5 meses antes, se había hundido en la costa de Cádiz. La desconfianza aparece desde el segundo uno: la embarcación no activó las señales de alarma; un buque de su propio sobrino realiza el rescate; y el pesquero acababa de solicitar navegar 20 millas más adentro de lo que lo hacía habitualmente (una zona poca transitada y, por tanto, con menor posibilidad de testigos). La aseguradora utilizó incluso a expertos del Ministerio de Fomento para localizar el buque, nunca encontrado. Aunque el empresario reclamaba a Caser la cantidad de 325.000 euros por el suceso, el juez determinó que su relato era inverosímil, tal y como desde el principio aseguró la compañía.

Generalis/Axa: Un perjudicado con disparos en las manos que conduce 16Km

Un hombre de origen venezolano decide hacer una visita con su mujer a su país de origen. Antes de ello, contrata 5 seguros de vida y accidente con unos capitales asegurados muy altos. Su mujer, sin embargo, suscribe únicamente un seguro de accidente de menor cuantía para realizar el desplazamiento. Unos días después de pisar Venezuela, la pareja asegura haber sido atracada a punta de pistola durante un trayecto en coche. Durante el forcejeo, cuentan, se dispara el arma de uno de los delincuentes, causándole al joven la amputación de varios dedos y daños importantes en las palmas de las manos. El asaltado ya nunca podrá volver a ejercer de instalador de aparatos de aire acondicionado y servicios de fontanería, ya que los daños le causan una incapacidad permanente total.

Sin embargo, no hay documentación acreditativa sobre los hechos, la descripción del forcejeo implicaría más disparos en otras zonas del cuerpo y el lugar del atraco no acaba de cuadrar en la mente de los peritos. Todo ello sin tener en cuenta que el hombre asegura haber conducido 16km para llegar a un hospital. Un  juez decretó finalmente que los hechos no estaban suficientemente acreditados. Esto hizo que Axa ahorrara más de 700.000 euros y Generalis más de 270.000 euros, si bien otras compañías sí indemnizaron al sujeto en un proceso que duró 7 años.

Las compañías que han sido distinguidas por destapar estas  historias de estafas con premio son reconocidas por su labor para detectar y combatir fraudes que, según insiste ICEA, acaban perjudicando a los asegurados y a la sociedad en general.

Tal y como ya te avanzamos en Detectib, las investigaciones de las aseguradoras descubrieron un total de 165.959 tentativas de fraude en 2017, según un estudio de ICEA realizado con los datos de 38 compañías de seguros representativas del sector. Muchos de estos engaños fueron destapados con la ayuda de investigadores privados, especializados en realizar pesquisas sobre fraudes y elaborar informes con validez jurídica.

Las aseguradoras recuperan 48 euros por euro invertido en investigar estafas

Las cifras cuadran. A las aseguradoras les sale rentable contratar a detectives privados para investigar estafas. Según un estudio publicado recientemente por Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA), los seguros reciben un retorno de 48 euros por cada euro invertido en la detección de posibles casos fraudulentos. El informe, realizado con los datos de 38 aseguradoras que se reparten el 54% de la cuota del mercado, arroja también una tendencia sostenida en los últimos años en el incremento de los intentos de fraude de pequeñas cantidades.

En concreto, las investigaciones descubrieron un total de 165.959 tentativas de fraude en 2017, teniendo siempre en cuenta esta porción representativa del sector asegurador. De los casos detectados, el 38% estuvo relacionado con fraudes de importes pequeños, lo que supuso un aumento de nueve puntos en esta partida en comparación con 2011. Aunque las redes delictivas siguen operando contra las aseguradoras, estas cifras denotan un incremento de los intentos no profesionales de fraude contra el seguro, especialmente contra la rama automovilística.

Así las cosas, el informe señala que más del 60% de los casos de fraudes detectados afectaban al seguro del automóvil; el 29% a productos como pólizas de hogar, comercio, comunidades y Responsabilidad Civil; el 6% a la categoría de Vida, Accidentes y Salud (seguros personales) y el 1% restante a otras ramas de negocio.

Sector del automóvil: reclamaciones desproporcionadas

La clase de engaño varía también en función del tipo de seguro. En el caso del sector automovilístico, las reclamaciones desproporcionadas han ocupado el primer puesto en tentativa de estafa, representando un 38,5% de los fraudes analizados. El segundo lugar ha sido para la ocultación de lesiones o daños preexistentes, que han copado un 19,5% de los casos.

fraudes a aseguradoras y mutuas

En la categoría de las pólizas de diversos y seguros multirriesgos han destacado los siniestros simulados, con un 28,1% de los supuestos. Los intentos de estafas en seguros personales de vida, accidentes o salud relativos a la ocultación de lesiones o de daños preexistentes se han detectado en el 52% de los casos. En el resto de las ramas del negocio asegurador han destacado también las reclamaciones desproporcionadas, alcanzando el 46,2% de las tentativas.

Detectives privados y compañías de seguros

Las estafas a los seguros cuestan anualmente miles de euros a las compañías. Robos simulados, incendios provocados, partes fraudulentos de accidentes de coche… Estas entidades se enfrentan a un abanico de fraudes no solo extenso, sino también muy variado. En este marco, los detectives privados actúan como una pieza clave para investigar los fraudes a los seguros y evitarles así grandes pérdidas. A grandes rasgos, recaban la información completa sobre el siniestro, esclarecen lo ocurrido (seguimiento, vigilancia, fotografías, análisis…) y elaboran un informe válido ante los tribunales, que adquiere gran valor para las aseguradoras.

Nuestros detectives privados llevan a cabo estas funciones para todo tipo de aseguradoras, siendo actualmente los responsables de los servicios de investigación de entidades como Asepeyo, Umivale o Muprespa, entre otras. Estos  investigadores especializados en destapar los fraudes a aseguradoras recopilan todos los datos que apuntan al fraude y ponen de manifiesto el reclamo injustificado de dinero a la compañía.

fraudes a mutuas

Más de 800 investigaciones de estafas a mutuas y aseguradoras

estafas a mutuasLos fraudes al seguro suponen un importante agujero negro en la contabilidad de las compañías. A los actos individuales se suman las acciones de las mafias especializadas en estos engaños, que llegan a costar a las entidades más de 800 millones al año según cifras de Línea Directa. Frente a ello, mutuas y aseguradoras refuerzan su lucha con servicios de detectives especializados en la detección de fraudes al seguro. Detectib, que maneja más de 800 investigaciones de estafas a mutuas y aseguradoras, es hoy todo un referente del sector en el descubrimiento de reclamos injustificados y fraudulentos al seguro.

Las cifras en cuanto al tipo de estafas son esclarecedoras. Solo hay que echar un vistazo a los informes de nuestra agencia de detectives: El 80% de estas investigaciones son de índole laboral y de lucha contra el fraude. Además, hay que tener en cuenta que suelen tratarse de supuestos prolongados, que van sumando números perjudiciales para las entidades conforme pasan los días.

La inversión en un detective privado pone freno a estas situaciones de bajas fraudulentas y estafas a mutuas y aseguradoras. Aún más, permite ahorrar unos 40 euros por cada euro invertido en un detective privado.  A las compañías les salen claramente las cuentas.

La lista de investigaciones de estafas a mutuas y aseguradoras es tan amplia como lo es el abanico de acciones fraudulentas. Entre los casos más habituales que reclaman la colaboración de los detectives privados destacan:

  • Investigación de daños fingidos
  • Investigación de accidentes de coches simulados
  • Investigación de los resultados de un siniestro
  • Investigación de riesgos laborales
  • Investigación de subsidios y prestaciones por incapacidad permanente
  • Investigación sobre comportamientos fraudulentos
  • Verificación de la incapacidad temporal de un trabajador o de las secuelas determinadas

Los investigadores estudian cada sospecha de fraude de manera individualizada para centrar sus esfuerzos en descubrir, por ejemplo, si existe un vínculo de amistad con el médico, si ciertas conductas revelan un engaño, si las redes sociales desmienten una situación, si el entorno corrobora el fraude o si las actividades diarias reflejan la mentira, entre otras posibilidades. Los informes de los profesionales (vigilancia del sujeto, investigación del entorno del estafador, toma de fotografías, localización de documentos reveladores…) es fundamental para que las mutuas y las aseguradoras puedan demostrar el fraude y tomar las acciones pertinentes.

En la agencia de detectives privados Detectib, con servicio en toda España, disponemos de investigadores especializados en casos de fraudes y estafas a mutuas y aseguradoras. Entre las muchas entidades a las que prestamos servici actualmente se encuentran la Mutua de la Seguridad Social Asepeyo, Umivale y Muprespa.

¿Cómo se blindan las aseguradoras ante los fraudes y estafas?

¿Cómo se blindan las aseguradoras ante los fraudes y estafas? Los fraudes al seguro cuestan cada año millones de euros a las mutuas y aseguradoras. En consecuencia, estas entidades se ven obligadas a buscar las mejores herramientas para dar esquinazo a  los engaños de compañías y ciudadanos. En esta ardua y constante tarea entran los detectives privados, cuya colaboración creciente en los últimos años les ha ayudado a destapar fraudes tan diversos como sorprendentes. Y lo que es más importante: les ha permitido ahorrar más de 40 euros por cada euro que han invertido en un investigador privado.

Daños simulados como robos o incendios, partes fraudulentos de accidentes de coche, exageración de los resultados de un siniestro… La lista de las estafas a las que se enfrentan las aseguradoras es enorme, sobre todo la relativas a los seguros de automóviles. Para ponerles freno, los detectives privados para mutuas y seguros recaban información completa sobre el siniestro y el asegurado, esclarecen el presunto fraude y elaboran un informe que sirve de prueba clave ante los tribunales.

De esta forma, los detectives se ponen al servicio de las compañías aseguradoras mediante labores de vigilancia, seguimiento e investigación del presunto estafador y de su entorno, con el fin de obtener las pruebas que refuten su falso testimonio. Fotografías, documentos, grabaciones… complementan el informe que el profesional presenta con las máximas garantías ante su receptor final. Es más, el investigador ratifica sus pesquisas en la vía oral cuando es necesario llegar a la vía judicial.

Con la ley en la mano, estas acciones fraudulentas pueden llegar a salirles muy caras a los tramposos, ya que se enfrentarán desde a multas económicas muy elevadas hasta penas de prisión de hasta 3 años.

Los fraudes a las aseguradoras más llamativos

Las historias de los fraudes a aseguradoras llegan a ser dignas de los mejores guiones. Año tras año, los impostores explotan su imaginación al máximo para conseguir una forma rápida de lucrarse. Las compañías, por su parte, consiguen detener cada vez más estos ataques económicos, apoyándose sobre todo en las nuevas tecnologías y en los investigadores privados. En 2007, por ejemplo, la aseguradora AXA detectó 20.000 intentos de fraude, lo que le ahorró un desembolso de más de 60 millones de euros. Entre los casos más llamativos destacaron:

  • Intento de un asegurado de estafar a la aseguradora a través de 27 personas ya fallecidas. Se alegó que un corte de electricidad había descongelado varios productos. La investigación determinó no sólo la muerte anterior de estas personas, sino que todas tenían el mismo número de cuenta.
  • Un taller que adquiría restos de vehículos de alta gama para alegar siniestros.
  • Fraudes de turistas ingleses alegando intoxicaciones alimentarias para obtener el reembolso del viaje.
  • Pérdidas de un negoció debido a una inundación. Se demostró que el dueño del local dejaba el grifo abierto para poder engañar al seguro.

Murcia, Andalucía y Canarias: las comunidades más fraudulentas

Los fraudes al seguro en España aumentaron hasta un 1,73% en 2017, según el Mapa Axa del Fraude en España. En concreto, el informe recoge que las reclamaciones falsas de coche concentraron más del 60% de las tentativas de engaño. Entre ellas, supuestos relacionados con la conducción, robo, rotura de lunas o fenómenos atmosféricos. El ramo Multirriesgo (hogar, comercio comunidades y oficinas) contabilizó un 30%, mientras que el 10% restante tuvo que ver con seguros de responsabilidad civil, industrias, transportes, salud y accidentes de vida.

Por territorio, las comunidades con mayor fraude registrado fueron Murcia, Andalucía y Canarias. Al otro extremo de la balanza se situaron Madrid, País Vasco y Cataluña.

Detectib en Asepeyo, Umivale y Muprespa

El equipo de Detectib, con ámbito de actuación en toda España, dispone de investigadores especializados en casos de mutuas y aseguradoras. En la actualidad es la agencia de referencia de grandes y pequeñas compañías, siendo la responsable de los servicios de detectives privados para la Mutua de la Seguridad Social Asepeyo en toda España, de Umivale excepto en Madrid y de Muprespa en 14 provincias, entre otras muchas entidades. El objetivo a través de estos profesionales es recabar toda clase de datos que avalen que el reclamo no solo es injustificado sino que es un fraude.

Objetivo: detectar y denunciar las bajas laborales fingidas

Seiscientos cincuenta millones de euros, ese es el gasto mensual que debe asumir la Seguridad Social por los numerosos casos de bajas laborales que se registran en nuestro país, entre las que muchas son fingidas. Un problema cuya investigación y detección se ha convertido en parte de la rutina de la agencias de detective privado, agencias como Detectib que -sólo en 2017- suman ya más de trescientos cincuenta casos gestionados y resueltos.

Aunque habría que hacer un estudio en profundidad para tener una base sólida, no hay duda de que la baja laboral es uno de los derechos más relevantes para el trabajador que está dado de alta en el sistema nacional de empleo. Un derecho que garantiza a la persona ocupada percibir parte de su salario ante una incapacidad temporal y que, en tiempos de crisis, ha dado paso a la picaresca. ¿Cómo? Con las llamadas bajas laborales fingidas.

denunciar baja laboral fingidaMás allá de las posibles situaciones económicas personales y/o familiares que pueden desencadenar esta práctica, la realidad es otra mucho más complicada: sí, hay auténticos expertos en la materia. Una práctica que tiene un fin claro y que no es otro que fingir una supuesta baja médica (de cualquier tipo y en cualquier lugar) para  embolsarse esa parte económica que al trabajador le corresponde por derecho y por convenio (en la gran mayoría de casos).

“Recibimos la baja laboral de un trabajador por un supuesto accidente laboral. Una baja de varios meses por la rotura de un hueso del pie… A las dos semanas, alguien nos avisó de que había visto al trabajador en el aeropuerto con una maleta caminando con total normalidad por la terminal de embarque. Sí, nos había engañado y estaba disfrutando de su baja laboral sin ningún tipo de reparo. Contratar a un detective privado fue nuestra primera reacción”, apuntaba meses atrás uno de nuestros clientes.

Si bien las roturas de huesos o las enfermedades “de toda la vida” (tipo gripe A, tuberculosis, hepatitis, etc) están entre las favoritas de los estafadores de bajas en empresas, lo cierto es que son numerosos los casos de falsos enfermos de cáncer o incluso de embarazadas con problemas ficticios que gozan de una baja laboral falsa.

El proceso de información e investigación de una baja laboral

El principal problema con el que se encuentra un empresario cuando detecta un posible caso de baja laboral fingida es que no puede hacer presión directa al trabajador para obtener la verdad. Hacerlo podría, incluso, ser causa de delito. ¿Cómo denunciar una baja laboral posiblemente fingida?

Llegados a este punto, la mejor opción pasa por contar con los servicios de un detective privado capaz de comprobar que la estafa es real y de corroborar (con pruebas gráficas y documentales) que la persona en cuestión no tiene ningún problema médico que le impida ir a trabajar.

En Detectib somos expertos en solucionar casos de bajas laborales fingidas. Buena cuenta de ello pueden dar nuestras cifras de casos investigados en lo que llevamos de año: más de trescientos cincuenta (algo como unos 30 casos al mes).

Las historias más sorprendentes de fraudes a aseguradoras

La picaresca española es digna de los mejores guiones. Bien lo saben las aseguradoras, que cada año descubren intentos de fraude que podrían formar parte de una lista de películas de lo absurdo. No en vano, las compañías estimaron recibir el año pasado un 1,22%  de partes fraudulentos o, lo que es lo mismo, más de 300.000 reclamaciones falsas en 2015, según datos de la Asociación Empresarial del Seguro Unespa.

Con el fin de potenciar los trabajos de detección e identificación de fraudes, la Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras (ICEA) premia cada año las mejores investigaciones realizadas por las compañías sobre supuestos de este tipo. Como podrás observar, estas estafas no dejan títere sin cabeza: incluyen desde los fraudes relacionados con golpes con el coche hasta casos tan extraños como falsas operaciones de hemorroides.

Recopilamos algunos de los fraudes que se pusieron de manifiesto en la última convocatoria de la ICEA:

  • Simulación de atropellos: Lugar de actuación, la provincia de Sevilla. Las investigaciones detectan varios atropellos en los que los asegurados facilitan un mismo número de teléfono. Tirando del hilo se descubre la relación con muchos otros más casos. Es más, algún implicado aparece involucrado en 19 accidentes, bien como culpable, bien como víctima.

 

  • Un abogado en común: Un letrado de Murcia capta gente lesionada para representarla en los juicios. El objetivo hacerlos pasar por  víctimas de accidentes de circulación.

 

  • Un accidente rocambolesco, un solo rasguño y una amante como excusa: Un coche aparece destrozado tras caer por un terraplén en una carretera aislada en Asturias. El conductor consigue salir, pero el vehículo no es rescatado hasta el día siguiente debido al difícil acceso. ¿Qué hacía allí? Según el estafador, iba a visitar a su amante, por lo que se había desviado para evitar la autopista y así no dejar rastro en el peaje. Demasiadas incongruencias: El vehículo aparece destrozado, la ventanilla del coche bajada, el cinturón sin activar y la supuesta víctima con sólo un rasguño. Las pesquisas demuestran que el vehículo había sido declarado siniestro total por otra compañía. El defraudador pretendía cobrar los 21.000 euros de coste del vehículo mediante una factura falsa. En realidad, lo había comprado en un desguace por poco más de 2.000 euros.

 

  • Un cirujano estético en Madrid e indemnizaciones por hemorroides: La aseguradora se encuentra con varios pacientes de un mismo perfil que reclaman el reintegro de los gastos e indemnizaciones por operaciones de este tipo. ¿Lo sorprendente? Todos los casos pertenecen al mismo centro y al mismo cirujano. Un equipo de detectives privados acude de incógnito a la clínica y solicita información sobre una rinoplastia. Al preguntar qué parte cubriría el seguro, salta la liebre. El médico les informa  de cómo presentar el parte y les indica que él entregará la documentación como si se tratase de una cirugía general (cubierta por la póliza) y no una cirugía plástica (no cubierta).

 

  • El rescate de los atunes: Una empresa dedicada a la cría de pescado contrata una póliza para cubrir el traslado de atunes vivos a unas granjas de engorde en las costas levantinas. Según la asegurada, el buque sufre un problema en el timón durante el traslado, lo que le obliga a ser rescatado por otra embarcación. Durante esta maniobra, las jaulas con los atunes sufren daños y los animales escapan. Sin embargo,  los investigadores ni encuentran daños en el timón ni constancia de actuación de Salvamento Marítimo. Se descubre que la empresa ha pagado a un buceador para romper las jaulas y que el pescado ya había sido vendido a un comprador distinto al incluido en la póliza.

 

Los detectives: grandes aliados para destapar los fraudes

Los intentos de los estafadores hacia las compañías han ido en aumento durante los últimos tiempos. Sólo en el ramo automovilístico se han multiplicado por 3,5 veces desde hace 7 años. Ello ha empujado a las aseguradoras a confiar cada vez más en la labor de investigadores profesionales- como los detectives privados en Mallorca, Murcia y Barcelona de Detectib– para evitar estas situaciones y proteger sus cuentas de resultados. Un ejemplo: En 2014, la contratación de detectives les permitió evitar un fraude de 411 millones de euros. Te lo ampliamos en ¿Por qué las aseguradoras contratan detectives para destapar fraudes?

Contacta con nuestro equipo de investigadores especializados en fraudes para conocer cómo pueden ayudarte y cuáles son las tarifas de los detectives (servicios en toda España). Amplia experiencia y garantía de resultados.