¿Qué límites conlleva la baja laboral para el trabajador?

La baja laboral o la incapacidad temporal (IT) supone la interrupción del contrato laboral entre la empresa y el trabajador por la imposibilidad del empleado de desarrollar su puesto en condiciones óptimas. Sin embargo, este paréntesis eventual no supone la ruptura entre ambas partes, ya que el uno y el otro van a seguir vinculados por una serie de obligaciones. En el caso del empleado, el incumplimiento de estas normas puede suponer el fin del subsidio económico por incapacidad, una sanción o incluso el despido. Aunque en realidad cada situación marca sus propios límites, hay una serie de consideraciones que el trabajador no debe perder de vista.

Una enfermedad común o profesional o un accidente laboral o no laboral son las causas contempladas para recibir la IT y, ligada a ella, una prestación económica que palie la suspensión del salario. Durante este tiempo, el empleado está obligado a hacer todo lo posible por recuperarse, de forma que acciones como abandonar o rechazar el tratamiento médico para la mejoría o inventar o alagar la incapacidad laboral sin motivo (art.175 de la Ley General de la Seguridad Social) van a ser castigables. El empleado debe colaborar activamente en su proceso de recuperación, lo que implica tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Evitar actividades que agraven su situación o aquellas incompatibles con su estado
  • Trabajar mientras se está de baja
  • Respetar el tratamiento médico
  • Acudir a los reconocimientos médicos de la Seguridad Social y de las mutuas de trabajo
  • Presentar los partes de baja y confirmación en la empresa en los plazos establecidos
  • Reincorporarse a su puesto en las 24 horas siguientes a la tramitación del parte de alta.

La particularidad de cada caso de baja laboral

¿Se puede viajar estando de baja laboral? ¿Puedo salir de fiesta? ¿Es perjudicial practicar mi deportivo favorito? ¿Tengo que quedarme en casa hasta recibir el alta? Son las dudas más comunes entre las personas que se encuentran en esta situación, pero sin embargo carecen de respuesta única. Según el caso particular, por ejemplo, viajar o no puede dificultar la recuperación del paciente (no es lo mismo una infección que una pierna rota). Lo mismo ocurre con el deporte (una persona con dolores de espalda puede necesitar el refuerzo de la natación, pero un joven con el tobillo lesionado no debería intentar jugar al fútbol con sus amigos, por mucho que lo disfrute).

Siguiendo las particularidades, hay casos en que el máximo reposo en casa es una imposición médica, mientras que en otros se insta a trabajar la vida social (normalmente en las bajas relacionadas con los problemas psicológicos). La misma lógica se aplica cuando los interrogantes surgen en torno a salir o no de fiesta. En casos en que la medicación es incompatible con el alcohol, por ejemplo, no procede salir de vinos o tomar cervezas. Sea como sea, lo más adecuado es resolver las dudas sobre compatibilidades con el facultativo y contar con aquellos informes médicos que autoricen ciertas actividades (deporte, viaje…).

No hay que olvidar que no son pocas las empresas que sospechan sobre las bajas de algunos de sus empleado e investigan los comportamientos de estos trabajadores para salir de dudas. La acción más habitual es contar con los servicios de detectives privados especializados en detectar bajas fraudulentas. Consulta el post de Detectib “Baja laboral de mi trabajador: ¿verdad o mentira?” para saber cómo proceden los investigadores privados para destapar un trabajador fraudulento.

 

El cliente misterioso en España, un servicio de investigación al alza

Hace años pensar en contratar una persona para vigilar el funcionamiento de tu negocio era prácticamente impensable en España. Hoy en día es algo tan habitual que en nuestra agencia de detectives en Mallorca, Barcelona y Murcia contamos con un departamento específicamente dedicado a lo que internacionalmente se conoce como Mystery Shopper o cliente misterioso. El objetivo: detectar los fallos de atención a los clientes y obtener información real acerca de las relaciones entre los empleados, la ejecución de sus funciones y su comportamiento diario en el puesto de trabajo.

El Mystery Shopper es uno de nuestros servicios de investigación privada más solicitado tanto en Mallorca como en Barcelona y el Levante español. El equipo de detectives privados ha de gestionarse directamente con los responsables del negocio y meterse de lleno en la estructura del área de Atención al Cliente para poder confirmar cómo es en realidad el trabajo que realiza cada miembro del personal de la empresa. De este modo, visualizando el flujo diario de cada empleado, haciendo un cuadrante global de todos, se podrá dar respuesta a problemas concretos.

¿Cuáles son esos problemas más habituales que debe ver un Cliente Misterioso?

  • Bajada inexplicable de clientes,
  • Reducción de la facturación,
  • Fallos, faltas e irregularidades en el inventario.

En Detectib, hemos trabajado con marcas internacionales y pequeño comercio y hemos resuelto todo tipo de casos y situaciones. Ahora mismo, seguimos profundizando en formación para todo el equipo que integra este área de investigación dentro de nuestra agencia y esperamos que, en próximos meses, podamos estrenar nuevos servicios más específicos en este sentido.

Si necesitas más información al respecto porque sospechas que puedes estar ante estas circunstancias en tu negocio, no lo dejes pasar y pon solución cuanto antes. Consúltanos. Estamos a tu servicio.

Contratar a un detective laboral para justificar un despido disciplinario

La sospecha sobre la buena fe y conducta de un empleado hace que cada vez sean más los empresarios que recurren a una agencia de detectives privados para acreditar un despido disciplinario. Su labor investigadora es clave para acabar con situaciones que afectan a los números y a la profesionalidad de la empresa, como son las faltas injustificadas de asistencia, la desobediencia o la falta de rendimiento del trabajador.

Estas investigaciones se amparan en el artículo 48.1 de la Ley de Seguridad Privada, según la cual los detectives laborales como los de Detectib en Mallorca están legitimados para basar sus servicios en las averiguaciones necesarias, para obtener y aportar pruebas sobre conductas o hechos privados relacionados con el ámbito laboral y otras esferas (familiar, social, económica…).

Tal y como apunta esta agencia de investigadores privados (con sede en Mallorca, Murcia y Barcelona), la mayoría de estos encargos persiguen controlar a trabajadores que no prestan servicio en el centro de trabajo, como es el caso de los comerciales y los transportistas. Según concretan, el hecho de que su tarea diaria sea de más difícil supervisión acarrea mayores dudas en el empresario, que no siempre estarán justificadas.

Algunos de los principales motivos que pueden llevar al despido disciplinario son:

  • Causas injustificadas y repetidas de asistencia o de puntualidad al trabajo
  • Indisciplina del empleado
  • Ofensas verbales o físicas al empresario o a su entorno
  • La falta de rendimiento voluntario en el trabajo
  • La transgresión de la buena fe contractual
  • El abuso de confianza etc…

La embriaguez o la toxicomanía, así como el acoso por razones sociales, sexuales, religiosas, de discapacidad, de edad etc…también pueden suponer la extinción de la relación laboral de forma unilateral por parte del empresario.

No obstante, cabe recordar que el despido disciplinario debe estar muy bien justificado, ya que contrariamente se traducirá en un gasto importante para la empresa. Así, no contar con las pruebas necesarias como las aportadas por los detectives, obligará al empresario a desembolsar una indemnización o incluso a verse obligado a readmitir al trabajador.

Si quieres saber qué hacer cuando se es víctima de un fraude laboral,  contacta con nuestro equipo de detectives privados especializados en esta área. El departamento de Investigación laboral y fraudes en el trabajo de Detectib te aconsejará cómo determinar si tus sospechas son certeras para que puedas resolver con éxito la situación.

¿Qué hacer cuando se es víctima de un fraude laboral?

La picaresca ha existido toda la vida pero, tal vez por la influencia de la crisis, en los últimos años se ha visto como los casos de fraude laboral y empresarial han ido aumentando y comenzando a ser una parte importante de los trabajos demandados a los detectives privados en Mallorca por parte de las empresas.

fraude laboralCasos como bajas ficticias o competencia desleal se han ido extendiendo entre las empresas y ya afectan de manera importante a sus cuentas de resultados. Y no es algo que ocurra tan solo en las altas esferas empresariales, sino que este problema está presente en todo tipo de empresas, desde microempresas con pocos trabajadores hasta importantes multinacionales. Todas pueden tener manzanas podridas en sus plantillas.

Entre los fraudes más habituales, o que al menos han aumentado más con la crisis, están lasbajas ficticias. Se dan casos de personas con un alto absentismo laboral injustificado que, incluso, suelen recurrir a las bajas de manera reiterada ya sea para aprovecharse de la situación para alargar el periodo de descanso o para utilizar ese tiempo para trabajar en negro o en otros negocios personales. En nuestros servicios como detectives privados contamos con uno concretamente especializado en investigar bajas injustificadas en Mallorca, con resultados muy a menudo sorprendentes.

La investigación privada de robos dentro de las propias empresas también se han incrementado, ya que los hurtos detectados son más numerosos, tanto de productos físicos como de información y secretos corporativos que son filtrados a la competencia. Estos robos –generalmente de carácter informático- pueden suponer un serio riesgo para las empresas ya que el traspaso de información puede crear agujeros importantes en las cuentas empresariales. Por ello, es más que aconsejable utilizar los servicios de detectives informáticos para atajar cuanto antes estas problemáticas.

Estos son ejemplos de casos de competencia desleal que pueden darse dentro de la empresa, los cuales pueden adquirir muchas formas: desde la filtración de información a la competencia por parte de trabajadores de cualquier nivel hasta, incluso, la creación de empresas paralelas por parte de directivos a las que traspasan clientes o datos.

En Detectib, aconsejamos que cuando una empresa comienza a desconfiar de la fidelidad de sus empleados o percibe errores reiterados y no justificados lo mejor que puede hacer es contactar con su equipo de detectives laborales de referencia para abrir una investigación al respecto, de manera discreta y fiable.

Además, es importante saber que las únicas pruebas que podrán ser validadas por un juez serán las aportadas por un detective con licencia reconocida por el Ministerio de Interior. De este modo, las pruebas que pudieran recopilar las propias empresas de manera interna no tienen validez en un proceso judicial porque no existen garantías de que hayan sido obtenidas dentro de la legalidad.

Detectib ofrece sus servicios de investigación privada en Mallorca para llevar a cabo pesquisas profesionales para destapar todo este tipo de fraudes laborales y empresariales.

Detectives y cámaras de vigilancia contra hurtos internos

La merma de la caja de un bar no siempre va ligada a la crisis actual. O por lo menos no toda la merma. Y si no que se lo pregunten al propietario de una céntrica cafetería de Palma que veía como la recaudación diaria era cada vez menor. Y empezaron a surgir las sospechas.

detective investigar robosFelipe (nombre ficticio) contactó con nuestra agencia de detectives en Mallorca porque estaba convencido de que alguno/a de sus empleados/as metía mano en la caja. Y lo hacía tan bien que solo tenía sospechas pero no encontraba el agujero por donde se perdían los billetes. Todo ello le estaba provocando un problema económico importante hasta el punto de tener dificultades para pagar las nóminas mensuales. Y como valor añadido una ansiedad que le cortaba el sueño.

Con todo ello, Felipe contactó con Detectib y nos contó sus sospechas. Una noche, una vez cerrada la cafetería, exploramos el local concienzudamente buscando los mejores lugares para poder instalar microcámaras que permitieran grabar los hurtos (si los había) sin despertar sospechas. Hecho el estudio, un domingo los técnicos de detectib procedieron a instalar las cámaras.

El trabajo, no exento de dificultades técnicas y logísticas terminó seis horas después con la confianza de que íbamos a “pillar” al ladrón si es que existía. Las cámaras grabaron las 24 horas durante unos días hasta que decidimos ver los vídeos. Eran muchas horas para ver pero mantuvimos los ojos bien abiertos. Cada vez que alguien se acercaba a la caja, nuestros cinco sentidos se convertían en diez. Y de pronto….. ¡Bingo!

Ahí estaba el camarero infiel metiendo mano sin pudor alguno. No solo a la caja sino también al bote que tenia que repartir entre los compañeros. De acuerdo con los comercializadores del software de la caja registradora habíamos puesto unas pequeñas “trampas” con el que conseguimos probar que lo restado de la recaudación se correspondía con lo que se embolsaba de la caja y se podía ver en los vídeos. Con todo ello, se cito al susodicho y, aunque al principio quiso hacernos dudar, terminó por declarar y pedir perdón por ello. No hace falta decir que fue despedido fulminantemente.

Detectar un caso de acoso laboral

El mobbing o acoso laboral consiste en la violencia psicológica que una persona o grupo de personas ejerce sobre otro trabajador dentro del entorno laboral. Una situación complicada que mina la moral de las personas asediadas hasta caer en depresiones y, en muchos casos, el abandono del trabajo. El problema es que demostrar que se está produciendo mobbing es bastante complicado y para conseguirlo suele necesitarse la ayuda de profesionales como los detectives privados.

El también conocido como acoso moral en el trabajo suele producirse de manera sistemática y reiterada durante un periodo de tiempo prolongado. Las víctimas son hostigadas por compañeros de trabajo, por los jefes o incluso por la propia empresa.

Las causas pueden ser distintas. Tal vez deriva de razones personales, como sentimientos de odio o envidia por parte de otras personas, o motivos profesionales si la persona en cuestión es vista como un enemigo que puede entorpecer las aspiraciones laborales.

Otras veces, y cada vez con más frecuencia, son las mismas empresas las que acosan a determinados empleados con el objetivo de que se vayan de la empresa voluntariamente para no tener que despedirlos y pagarles la consecuente indemnización.

Hay trabajadores que llevan muchos años dentro de la misma empresa con condiciones laborales y salariales bastante mejores que las que se ofertan actualmente. En estos casos algunos empresarios comienzan a mirarles con recelo pensando en la posibilidad de contratar a alguien más joven por la mitad de su sueldo. Éstas y otras situaciones pueden llevarles a realizar acciones malintencionadas para que el trabajador se sienta incómodo en ese ambiente y quiera irse.

El problema es que estas situaciones son muy difíciles de demostrar en caso de que se presente una demanda por acoso laboral porque estas prácticas no suelen hacerse frente a terceros o porque existe hermetismo dentro de la empresa.

Los detectives privados de Baleares pueden colaborar en este tipo de casos para ayudar a la víctima a demostrar que está siendo acosada en el entorno de trabajo. Para ello pueden facilitar a sus clientes micrófonos ocultos y otros dispositivos para tratar de obtener pruebas del acoso laboral.

Pongamos por ejemplo el caso de una persona que esté recibiendo un trato vejatorio por parte de la empresa porque quiere que deje el empleo voluntariamente y no tener así que pagarle una indemnización por despido improcedente. El detective puede aconsejar a su cliente que lleve un micro oculto durante su horario laboral para recoger pruebas del acoso que está recibiendo.

Estas grabaciones podrían ser presentadas después como pruebas en un juicio por una demanda de acoso laboral contra la empresa. No obstante, tendrá que ser después el juez quien evalúe las grabaciones y otras pruebas para dictaminar si ha habido o no mobbing.