Seleccionar página

Cada año, el Gobierno de España emite un informe por las personas desaparecidas en nuestro país. Los datos llegan a sorprendernos, ya que ¿cómo es posible que alguien se esfume y no deje ningún rastro? Para los familiares y allegados, esta situación es muy dolorosa. Pues a veces son parejas, otras madres o padres, en algunos casos hijos. Pasado un tiempo, el caso se archiva y la búsqueda termina.

Las desapariciones suelen archivarse al cabo de dos meses si no hay indicios de violencia. En algunos casos, la búsqueda sigue activa, todos recordamos el caso de Madeleine por ejemplo. Actualmente, según el informe de 2020, en España hay 5529 denuncias sobre personas desaparecidas. En él se explica, además, que en Cádiz, Granada y Almería se producen unas 30 desapariciones por 1000 habitantes.

De todas las desapariciones, la Fundación ANAR arroja un dato aterrador “el 65% de desapariciones en España son de menores de edad”. La situación todavía puede complicarse más si todas estas personas desaparecidas se encuentran fuera del país. Por eso ¿qué se puede hacer para que las familias puedan encontrar a sus seres queridos? Pues una forma es contar con detectives especializados en desapariciones.

Personas que huyen y no dejan rastro

Muchas de las personas desaparecidas en España huyen por alguna razón. En algunos casos pueden ser víctimas de violencia de género que escapan sin mirar atrás, aunque dejen a una familia hundida y preocupada. En otras ocasiones, puede tratarse de adolescentes que en plena efervescencia hormonal toman decisiones de las que se arrepentirán tarde o temprano. Todos tienen una característica: no dejan rastro.

Al menos eso es lo que parece, ya que siempre hay alguna pista que solo la experiencia y un ojo acostumbrado a ver aquello que está más allá de lo aparente puede descubrir. Dado que hay unos medios limitados y, también, otra serie de cuestiones por resolver, hay un plazo limitado para buscar a las personas desaparecidas. Para que el caso no se cierre y las familias vivan con incertidumbre, un detective privado es una opción.

Personas que se extravían

Si accedemos al Centro Nacional de Desaparecidos (CNDES) podemos encontrarnos con varias personas que necesitan medicación o que tienen algún tipo de diagnóstico como Alzhéimer. Este es otro de los perfiles de personas desaparecidas que suelen ser mayores. De todas las denuncias, alrededor de un 32,95% corresponden a mayores de edad y casi todos los días hay una noticia en la televisión sobre este hecho.

Este hecho es impredecible y a pesar de que estas personas mayores tengan cuidadores, en algunas circunstancias es inevitable que se extravíen, que se terminen perdiendo o desorientando. Para estos casos, también un detective puede ser de gran ayuda para acortar el plazo en el que poder encontrar a estas personas desaparecidas.

¿Qué sucede con las desapariciones forzosas?

Hasta el momento hemos estado hablando de desapariciones voluntarias e involuntarias, sin embargo, también existen las desapariciones de personas forzosas. Estas desapariciones son fruto de secuestros y tan solo representan el 1% en España según los datos del Informe de Personas Desaparecidas. No obstante, también conviene tenerlas en cuenta, ya que constituyen una situación muy delicada.

Cada día se denuncian casi 90 desapariciones en España, una cifra bastante preocupante. Por eso, contar con detectives especializados en personas desaparecidas es importante, ya que de esas 90 desapariciones un 3% nunca llegan a encontrarse. Pero aunque no lo parezca, siempre hay un rastro. Porque lo peor que le puede pasar a una familia es no saber qué ha pasado con una persona que ha desaparecido.

En Detectib hay detectives que son capaces de buscar hasta personas desaparecidas desde hace años. Porque sabemos la intranquilidad que produce el no saber qué ha pasado y porque queremos ayudar con todos los materiales y recursos que nosotros tenemos. ¿Necesitas ayuda para localizar a alguien? No dudes en llamarnos ya.