En el área de la investigación privada no todo vale para resolver los interrogantes que se nos presentan en el trabajo diario. Nuestros detectives privados en Mallorca, Murcia y Barcelona desmenuzan cada caso con una profesionalidad y técnica impecable, que en ningún caso salta o contradice los límites establecidos. Nos referimos a los marcados por el código deontológico del sector, la Ley de Seguridad Privada y el Real Decreto 2364/1994. Algo fundamental en una profesión con un intrusismo destacable, en la que acciones de falsos detectives no acreditados pueden llevar al cliente incluso a enfrentarse a problemas legales.

A grandes rasgos, estos documentos recogen las obligaciones de los investigadores y refieren a supuestos que entran en contradicción con los derechos fundamentales:

  • Prohibición de realizar investigaciones sobre delitos perseguibles de oficio. Es más, si el investigador se encuentra ante un caso de este tipo está obligado a denunciarlo ante la autoridad competente y poner a su servicio toda la información disponible al respecto.
  • Prohibición de utilizar medios personales o técnicos que atenten contra el derecho al honor, a la intimidad (personal o familiar), a la propia imagen o al secreto de comunicaciones.

Unas directrices que los detectives deben cumplir también a rajatabla a la hora de utilizar los últimos avances tecnológicos. En este sentido, los investigadores de Detectib concretan que, por ejemplo, de forma general sólo pueden grabarse las conversaciones cuando las realiza uno de los presentes, aunque el resto lo desconozca. ¿Y qué ocurre cuando son las conversaciones telefónicas, Skype, Viver o Whatsapp las que se ponen en el punto de mira? Saltarse la normativa puede acabar incluso en penas de prisión( Recuérdalo en este artículo sobre cómo espiar el whatsapp de mi pareja.)

Asimismo, estos profesionales indican que sólo pueden atenderse encargos si la persona que lo solicita mantiene una relación con el investigado (laboral, familiar, emocional). O lo que es lo mismo, cuando la petición se escuda en un interés legítimo y no, por ejemplo, en la mera curiosidad.

Por último, insisten en que la mejor manera de contratar a un detective profesional y no fraudulento es exigirle que muestre su Tarjeta de Identidad Profesional o TIP, un documento expedido por la Dirección General de la Policía que le habilita legalmente para el ejercicio de la profesión.  No hay que olvidar que contar con un servicio legal de investigación evitará sorpresas posteriores ante la justicia, como encontrarse con que los informes sean rechazados o ser sancionado por las autoridades (la contratación dolosa o negligentes de personas no habilitadas está sancionada con multa de hasta 3.000 euros).

Para saber más sobre los servicios de investigación privada en Mallorca, Murcia y Barcelona, contacta con el equipo profesional de Detectib  a través del teléfono gratuito 900 600 200 o vía www.detectib.com.