• A menudo nos visitan en nuestro despacho de Detectives privados de Mallorca, algunos clientes, en su mayoría mujeres, que nos solicitan pruebas de alguna infidelidad por parte de sus parejas. Cuando les pedimos datos para poder investigar, nos aportan horarios, direcciones, vehículos, hechos y hasta fotos y nombre y apellidos de los/las posibles amantes. ¿Y entonces? Si ya lo sabe todo, ¿para que contratar a un detective privado?

 

  • En bastantes casos, la pareja acusada es una persona manipuladora, fría y mentirosa que en lugar de reconocer su relación, intenta volver paranoico/a a quién le esta pidiendo explicaciones. “Te lo inventas todo”, “Siempre estas acusándome, pero no tienes pruebas de nada” “Lo único que hago es trabajar todo el día como un esclavo/a y tu crees que estoy con alguien” “Estas enfermo/a de celos” …..son algunas de las frases que el acusado o acusada dirige al acusador o acusadora.

 

  • La relación se vuelve tan tensa que, a pesar de todos los indicios, la persona comienza a pensar si realmente está paranoico/a .Incluso termina cuestionando si el acusado/a lleva razón y si hay algo de verdad en sus acusaciones.  En definitiva, se culpabiliza de la situación

 

  • Y es en esa fase cuándo intervenimos los detectives privados de Detectib. Quien cree que su pareja le es infiel, necesita imperativamente pruebas de que lo es. Pruebas de que no hay tal paranoia Pruebas de que sus sospechas se pueden documentar con fotografías y videos.  Para que cuando vuelva a soltarles las frases consabidas, le haga callar con un par de fotos que demuestren esa relación. Y si no tiene bastante, un informe de unas decenas de páginas en donde se pone de manifiesto la infidelidad.

 

  • Después vendrán las conversaciones, los perdones o, en el peor de los casos, el fin de la relación. Pero, eso si, nadie podrá decirle que todo fue por un invento motivado por los celos, las sospechas sin más o el cansancio de la convivencia