Los detectives de ficción siguen creando historia

Lejos queda aquella idea del detective privado oculto tras las hojas de un periódico, ataviado con gabardina, sombrero y pipa. Una imagen fuertemente alimentada durante años por la literatura y el cine, que nada tiene que ver con los investigadores de hoy en día: comparten con los personajes de ficción el trabajo meticuloso, la capacidad de observación y la paciencia. Pero si algo define hoy a estos profesionales es precisamente su discreción para pasar desapercibidos y su cuidada formación. Sea como sea, no hay detective que no haya crecido devorando las historias de aquellos que fueron llenando novelas o películas de misterio. Por eso, queremos hacer un guiño a estos detectives de ficción, que perviven a su tiempo e incluso en ocasiones a su propio creador. Los siguientes nombres son sólo algunas de las grandes figuras detectivescas que han desfilado a lo largo de la historia:

  • Sherlock Holmes: Imprescindible entre los imprescindibles. Radio, televisión, cine, literatura…todos los medios se han rendido al personaje del escritor escocés Conan Doyle. De él recordamos aspectos como su habilidad para disfrazarse y sus asombrosos métodos de deducción.
  • C. Auguste Dupin: Este personaje de Edgar Allan Poe, padre de la novela policiaca, sirvió de inspiración para la creación de estereotipos detectivescos como Sherlock Holmes. Dupin paseó su gran capacidad analítica en Los Crímenes de la Calle Morgue, El misterio de Marie Roget y La Carta Robada.
  • Hércules Poirot: El famoso detective belga creado por Agatha Christie, la gran maestra del suspense, es sobre todo conocido por su labor en el Asesinato en el Oriente Express. Se enfrenta a misterios en 33 novelas y 50 relatos cortos, destacando su gran capacidad intelectual y una mente muy organizada.
  • Miss Marple: De nuevo, nace de la pluma de Agatha Christie, que da forma a una anciana solitaria que resuelve grandes misterios gracias a su conocimiento sobre la naturaleza humana. Protagonista de 13 novelas y varios relatos cortos, representa uno de los mejores paradigmas del investigador aficionado.
  • Pepe Carvalho: Un detective atípico creado por Manuel Vázquez Montalbán que destaca por su desconcertante y tosca personalidad. Sus casos se relacionan con cambios que marcan el rumbo de la historia. Lo vemos por primera vez en Yo maté a Kennedy, encarnando a un guardaespaldas de origen gallego que forma parte de la CIA. El personaje resucitará en 2018 de la mano del escritor barcelonés Carlos Zanón.

El Padre Brown (K. Chesterton), Philip Marlowe (Raymond Chandler), Nancy Drew (Edward Stratemeyer), Don Isidro Parodi (José Luis Borgues)… son también algunos nombres de la historia de la investigación que siguen atrapando a distintas generaciones.

Pero más allá de la ficción, la profesión de detectives continúa encerrando un aire de misterio y de arduo trabajo, que hoy combina los métodos tradicionales con los avances tecnológicos en la resolución de los casos. Pero, ¿sabes cuándo contratar a un detective privado? Fraudes financieros, localización de personas, infidelidades, modificación de custodias… El equipo de investigadores y criminólogos de Detectib trabaja para recopilar pruebas válidas ante los tribunales que den respuesta a los problemas a los que se enfrentan particulares, abogados, mutuas y seguros.

Con sede principal en Mallorca y centros de atención de investigaciones privadas en Murcia, Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Jaen, Badajoz, Coruña y Gijón ofrece cobertura en todo el territorio nacional, con asistencia también en el extranjero. Todo ello con la máxima discreción y atención las 24 horas del día.

Cuándo contratar a un detective privado

¿Cuándo contratar a un detective privado? Seguramente nunca se te haya pasado por la cabeza que fueras a necesitar contratar a un investigador privado… Y, de pronto, te ves aquí, buscando una solución a ese problema con el que parece que has llegado a un callejón sin salida. Lo cierto es que los detectives privados ofrecen un amplio abanico de servicios que van mucho más allá del tópico de investigar un crimen, una infidelidad o las bajas fraudulentas de un empleado.

El seguimiento de personas es un campo muy extenso. En principio puede ser solo para localizar su paradero y saber cuáles son sus rutinas, pero también es muy frecuente que un detective tenga que seguir a morosos que no pagan sus deudas y que, sin embargo, tienen bienes y propiedades ocultas al ojo no experto. Asimismo, la persecución de infidelidades es una de las áreas más demandadas como también lo son el seguimiento y control de adolescentes problemáticos, tanto dentro del ámbito familiar como del de las amistades. Un investigador puede ser de gran ayuda además para controlar personas con adicciones (ludopatías o drogas), para encontrar a familiares con los que se perdió todo el contacto hace tiempo, para obtener pruebas de malos tratos en el ámbito doméstico o incluso para detectar situaciones de acoso laboral complicadas.

En el día a día, buena parte del trabajo habitual de un equipo de detectives privados son estas tareas de búsqueda de familiares desaparecidos pero asimismo se dedica mucho esfuerzo a la localización de testigos para juicios. Por ello, se colabora a menudo con bufetes y abogados particulares que precisan ayuda en la obtención de pruebas sólidas sobre las que sostener sus defensas. Los servicios que se prestan a los bufetes de abogados y a las mutuas y aseguradoras son muy variados y algunos de gran relevancia para el negocio de este tipo de firmas: la consecución de casos judiciales que, a priori, parecen irresolubles o la información fiable sobre la que sostener acusaciones de fraude a seguros es primordial a la hora de que estas empresas puedan operar sin graves pérdidas.

Las prestaciones de un detective a las empresas se han ampliado en los últimos años con la incorporación de trabajos específicos como el del Cliente Misterioso. El Mistery Client es un detective que se hace pasar por un cliente más y reporta con todo detalle a quien lo contrata cómo funciona todo el proceso, cómo trabajan sus empleados, dónde hay fallos de atención o comportamientos irresponsables que puedan dañar el negocio. Para poder abordar este tipo de trabajos, es imprescindible que se trate de un detective privado acreditado puesto que solo los detectives formados y certificados por el Ministerio de Interior están autorizados para investigar a terceros. Y sólo sus pruebas son válidas.

Los informes que emiten los detectives a empresas y particulares abarcan desde informes de contenido audiovisual con análisis de rutinas y control de movimientos a informes completos sobre finanzas con el fin de detectar fraudes o posibles fugas de información delicada dentro de una firma, ya sea local, regional, nacional o internacional. Estos informes se elaboran al término de todo el proceso, cuando el detective ha recabado cuidadosamente toda la información necesaria y ha analizado la misma. Son documentos muy completos, que deben incluir los diversos materiales obtenidos durante el proceso de investigación y una reseña detallada de la labor realizada con sus conclusiones.

Dado que el material que maneja un detective privado exige extremo cuidado y discreción, es imprescindible que el que quiera contratar a un especialista en criminología o investigación tenga en cuenta su formación, su experiencia y su profesionalidad. Se ha de requerir siempre la debida identificación oficial del detective que se vaya a encargar del caso y también el de la agencia que lo gestiona.

En el caso de Detectib, contamos con el respaldo y la certificación de AENOR, como una de las agencias de detectives en España de referencia. El mérito está en contar con un equipo completo, con cobertura nacional, y formado en las mejores universidades del país. Así como la calidad de nuestros colaboradores externos y de las agencias internacionales de las que somos partners. Hoy por hoy, aunque la sede de nuestra agencia de detectives está en Mallorca, contamos con un amplio equipo de investigadores privados en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Murcia, Alicante, Jaén, Badajoz, A Coruña, Albacete y Gijón.

Consejos para contratar a un detective privado

La mayoría de nosotros pensamos que nunca vamos a necesitar contratar a un detective privado, pero la realidad muestra que los servicios de estos investigadores son cada día más demandados. Infidelidades, bajas fraudulentas, modificación de custodias, búsqueda de desaparecidos… Son muchas las situaciones que sin esperarlo entran a formar parte de nuestra vida y que cuando lo hacen nos sumen en un mar de preocupaciones que nos deja sin capacidad de reacción.

Es el momento de contactar con expertos en la materia: profesionales de la investigación privada con una formación específica, una experiencia contrastada y un marco legal como límite de sus funciones. Cerciorarse de todo ello es importante para asegurarnos que estamos confiando nuestros asuntos a un detective legitimado para el ejercicio de su trabajo y, por tanto, evitar caer en un fraude.

Tampoco tiene sentido “jugar a los detectives” y echar mano, por ejemplo, de familiares o amigos para tareas exclusivas de estos profesionales. ¿O acaso nos atreveríamos a pedir que hicieran de médicos sin serlo? Sí, puede que su ayuda nos sirva para conseguir alguna prueba, pero sólo los detectives están habilitados para investigar por cuenta de terceros y así lo considerará un juez. Además, los trabajos no expertos acaban dificultando (o haciendo imposible) una investigación posterior, ya que normalmente ponen en alerta al investigado. Aún hay más: No es extraño que una persona que actúa como un falso detective termine por verse involucrada en alguna denuncia por acoso, por atentar contra la intimidad… Así que mejor no actuar por nuestra cuenta.

Nuestro equipo de detectives en Mallorca, Murcia y Barcelona recopila algunos consejos que no debes perder de vista a la hora de contratar a un investigador privado:

  • Asegúrate de estar realmente ante un profesional: Un detective habilitado dispone de Tarjeta de Identidad Profesional (TIP); un carnet expedido por la Dirección General de la Policía con sus datos, que lo habilita para el desarrollo de la profesión. Como te hemos contado en otras ocasiones, contratar los servicios de un falso detective puede llevarte a sorpresas tan desagradables como el rechazo de informes por parte de la justicia o incluso sanciones con multas de hasta 3.000 euros.
  • Infórmate sobre la experiencia del profesional y elige a aquél que te dé más confianza. Vas a poner en sus manos un tema que te preocupa, por lo que es importante que te sientas cómodo a la hora de hacerlo. Facilítale sin miedo toda la información, porque recuerda: El secreto profesional de esta profesión garantiza la total confidencialidad.
  • No pierdas de vista que no todo vale en el campo del detective: El código deontológico del sector, la Ley de Seguridad Privada y el Real Decreto 2364/1994 recogen las obligaciones de su profesión. Ten en cuenta que los detectives no pueden realizar investigaciones sobre delitos perseguibles de oficio o utilizar medios personales o técnicos que atenten contra el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen o al secreto de comunicaciones. Así que si, por ejemplo, su estrategia pasa por espiar el whatsapp o intervenir comunicaciones…tienes más que motivos para sospechar.
  • Déjate asesorar y no dejes ninguna duda en el tintero: Los detectives privados tienen una formación muy amplia, que abarca campos tan distintos como el de derecho, psicología, informática, sociología… Están sobradamente capacitados para conseguir información y pruebas que puedan servirte ante la justicia. Además, han sabido incorporar en su trabajo las nuevas tecnologías, agilizando sus investigaciones en la mayoría de casos. ¿Hay algo que no te queda claro sobre su trabajo, sobre el desarrollo de la investigación? Un detective profesional estará encantado de sacarte de dudas.
  • Pide y entiende bien el contrato de prestación de servicios. Es tu máxima garantía de cara al servicio que vas a recibir.

Si estás buscando los servicios de un investigador privado profesional y con experiencia, consulta nuestra web para saber todo lo que podemos ofrecerte. En Detectib disponemos de un equipo de detectives acreditados y especializados en servicios a particulares, empresas y abogados. En nuestra web podrás consultar directamente cuánto cuesta un detective privado.

Características y cualidades de un detective privado

La profesión de detective privado en Mallorca y en otros lugares de España (y del mundo, ya puestos) ha estado y está rodeada de cierto misterio. Aunque cada vez más se conocen los verdaderos servicios y tareas que ocupan a los que nos dedicamos a la investigación privada, la realidad es que gran parte de la sociedad sigue pensando en un detective privado como en ese hombre con la cara oculta tras el ala de su sombrero y vestido con gabardina.

La literatura y el cine siguen alimentando el mito, pero la verdad es que a diario uno se cruza con numerosos detectives privados en Mallorca sin darse ni siquiera cuenta. Al igual que los policías de paisano, los detectives privados visten de forma discreta, como el más común de los mortales: con gabardina si llueve, por supuesto, pero incluso con chanclas si la situación así lo requiriese.

Una de las características o cualidades más importantes en un buen detective privado es precisamente esa, la de pasar desapercibido entre la multitud, la de estar en todas partes sin ser visto en ninguna de ellas y la de escuchar sin que le oigan.

Ser el hombre (o la mujer) invisible no es fácil, pero un detective privado con experiencia no debe quedarse ahí. El trabajo de investigador privado en Mallorca o en cualquier otra parte del mundo obliga a tener otras muchas cualidades. Destaco aquí 5 que me parecen fundamentales, pero seguro que muchos podéis subrayar, al menos, otras tantas:

–          Buen observador.- Fijarse en lo que nadie se fija suele ser clave a veces para la resolución de muchos casos. La respuesta o la pista fundamental suele estar más a la vista de lo que se cree y de tan básica o simple que parece, a menudo es descartada como una obviedad.

–          Trabajador meticuloso.- Resolver una investigación privada suele ser como solucionar un puzle, más o menos compleja en función de la cantidad de piezas, formas y colores que intervengan en él. Un detective privado que trabaje con unas pautas ordenadas y sea detallista suele obtener resultados más rápidos que el personaje de ficción caótico y desordenado que tan habitualmente se muestra en las películas.

–          Formación y ética.- Contra lo que muchos creen, un detective privado debe tener una formación específica, reglada y trabajar con ética, conocer hasta dónde se puede llegar por un cliente y dónde se sobrepasa el límite de lo exigible. Ser firme en estas cuestiones es un valor nada despreciable y, por desgracia, poco corriente.

–          Discreto.- Suele ser la cualidad más valorada por los clientes ya que en la mayor parte de los casos en los que se recurre a un detective privado la persona que lo contrata suele querer resolver un problema complicado para el cual no le sirven de ayuda los cauces habituales como la Policía o la Guardia Civil. Suelen ser asuntos personales o relacionados con conflictos económicos, en general, temas delicados que un buen detective privado debe saber comprender y tratar.

–          Paciente.- Puede pasar pero, como norma, un caso no se resuelve en un día. Como detective en Mallorca me he pasado semanas enteras durmiendo en el coche llevando a cabo vigilancias intensas que, finalmente, en el momento menos pensado dan sus frutos. Tener temple y saber esperar es clave para afrontar una investigación.