Papel del detective para confirmar, desmentir o reclamar paternidad

Reclamar paternidad, desmentirla o confirmarla. Demostrar con pruebas que sí, que efectivamente hay lazos reales. Los detectives, aunque no lo parezca, juegan un papel fundamental en estas situaciones de duda o de conflicto entre familiares. De hecho, los casos de reclamo de paternidad han copado titulares en los últimos meses ligados a nombres como Pepe Navarro, Julio Iglesias o el fallecido Salvador Dalí.

Pero la realidad es que hay mucha más gente anónima que durante este tiempo también ha llevado a cabo su cruzada. En muchos de estos supuestos, los detectives privados como los de Detectib (servicios en toda España) nos hemos convertido en un eslabón imprescindible para inclinar la balanza hacia un lado u otro mediante la prueba infalible del ADN, claro está siempre dentro de la más estricta legalidad.

Así, una de las tareas de nuestro colectivo es colaborar en la  investigación de pruebas de paternidad en el ámbito privado.  A través de nuestro trabajo, obtenemos muestras biológicas de la supuesta madre o padre, con el fin de que un laboratorio profesional pueda cotejarlas con las de nuestro cliente. Con los resultados en la mano, puede afirmarse o negarse el vínculo materno/paternofilial con gran fiabilidad y, por tanto, tomar las decisiones que se estimen convenientes, como acuerdos privados o actuaciones judiciales.

No hay que olvidar que el ADN está presente en una gran variedad de restos orgánicos a los que los detectives privados accedemos legalmente en el marco de una investigación. No es necesario que los sujetos investigados hayan dado su consentimiento, ya que se pueden obtener de aquellos objetos que estas personas dejan tras de sí en lugares públicos.

Aunque en la mayoría de casos son los hijos con dudas sobre su procedencia los que utilizan este tipo de recurso, también es un servicio habitual al que recurren padres, hermanos o familiares en divorcios complicados o en repartos de herencia.

Casos famosos de reclamo de paternidad

No es nada nuevo. La lista de famosos que se enfrentan a casos de este tipo se escribe desde hace muchos años. En la mayoría de los casos, el test de ADN es clave, ya que supone la inflexión para confirmar o desmentir una supuesta paternidad. En el punto de mira la eterna duda de si el solicitante es o no un impostor en busca de minutos de gloria o acceso a una fortuna con más o menos ceros. Al margen de los casos nombrados que están ahora de actualidad (como el de la supuesta hija de Dalí), hay otros tantos que en el pasado también llenaron las páginas de los periódicos. Estos son sólo tres de los ejemplos más sonados:

Alberto de Mónaco: Las pruebas determinaron que había tenido dos hijos ilegítimos con dos mujeres distintas. Aunque ambos tienen garantizada una herencia sustancial, ninguno de ellos podrá ocupar el trono.

Borja Thyssen: La baronesa Carmen Thyssen pidió hasta tres veces un informe de paternidad entre su hijo y su nieto. En todos los casos quedó demostrado el parentesco.

Miguel Boyer: El exministro se sometió a una prueba de paternidad orquestada por su archienemigo Ruiz Mateos. En este caso, fue negativa.

Manuel Díaz “El Cordobés”: El famoso torero negó en infinidad de ocasiones ser el padre del torero hijo.  La prueba determinó la relación entre ellos tras una batalla de más de 40 años.

Las investigaciones de paternidad o maternidad suelen venir acompañadas de momentos de mucha tensión que requieren el trabajo de verdaderos expertos en la materia. La máxima discreción, la profesionalidad y el cuidado en la obtención de las pruebas son clave para garantizar el éxito de estos casos.