Detectives privados para particulares: así pueden ayudarte

detectives para particulares -detectibCuando pensamos en los servicios que un investigador privado puede ofrecer a un particular, lo primero que nos viene a la cabeza casi en exclusiva son los casos de infidelidad. Pero la realidad es mucho más amplia y estos profesionales cubren otras parcelas del ámbito personal y familiar con la discreción y la confidencialidad que les caracteriza. Normalmente, se trata de temas que en un sentido u otro amenazan la estabilidad familiar y que requieren de pruebas sólidas para poner fin a conflictos entre miembros, a desapariciones de familiares o a problemas conyugales, entre otros.

Con ayuda del equipo de detectives para particulares Detectib, repasamos algunos de los servicios de investigación privada más demandados a nivel personal y familiar:

  • Detectives para destapar infidelidades: Las sospechas de la infidelidad, a veces infundadas, hacen mucho daño a la relación de pareja. Por eso, salir cuanto antes de dudas es fundamental para enfrentarse a la realidad y tomar soluciones al respecto. Las técnicas de investigación para descubrir la infidelidad son muy variadas, pero realizadas por profesionales aportan siempre pruebas objetivas en el marco de la legalidad.
  • Detectives para localizar a personas: Un servicio cada vez más demandado es el de la búsqueda desaparecidos, de personas huidas y de familiares desconocidos. En la mayoría de los casos, la localización se sustenta en la notificación de trámites judiciales, ya sea para dar por ejemplo con un moroso o con un familiar en paradero desconocido.
  • Detectives para la demostración de convivencia: En ocasiones, se hace necesario justificar ante el juez o la administración que la ex pareja convive con otra persona. Los detectives consiguen las evidencias y el material gráfico que así lo demuestra.
  • Detectives para investigar la actividad laboral del cónyuge: En separaciones y divorcios, investigar la actividad laboral de la pareja es fundamental para demostrar sólidamente que la situación de la ex pareja ha cambiado y, por ejemplo, pedir la revisión de la pensión alimenticia y compensatoria.
  • Detectives para modificar la custodia de menores: Se trata básicamente de conseguir las pruebas que avalen que la pareja no trata a los niños como debiera: desatención, trato inadecuado, abandono del menor, situación económica desfavorable para el pequeño
  • Detectives para vigilar a los hijos: Este servicio permite descubrir las causas de comportamiento extraño o anormal de los hijos -ya venga dado por las malas compañías, bullying, absentismo escolar…– y actuar cuanto antes para poner freno a las consecuencias.
  • Detectives para vigilar a familiares: Uno de los casos más habituales tiene que ver con la ludopatía o la adicción al juego. La elaboración del informe profesional ayuda a la familia a conocer la situación en todas sus dimensiones y actuar en la mejor dirección.
  • Detectives para determinar alquileres y subarrendamientosEn estos supuestos, la labor de los investigadores arroja luz sobre este tipo de comportamiento y permite demostrar que el inquilino incumple el contrato.

En cualquier caso, si tienes intención de contratar a un detective privado para un asunto personal o familiar, no olvides asegurarte de que estás ante un verdadero profesional acreditado para realizar labores de investigación privada (pide la Tarjeta de Identidad Profesional o TIP). Sólo el personal formado y avalado es capaz de desarrollar su trabajo sin atentar contra el derecho al honor, la intimidad, la propia imagen o secreto de comunicaciones y, por tanto, con todas las garantías ante la justicia.

¿Se puede descubrir una infidelidad y dejarla pasar?

Enfrentarse a una infidelidad no es fácil. Llega incluso a ser más difícil que cuando sospechamos de nuestra pareja y nos debatimos entre mirar o no hacia otra parte. ¿Estamos preparados para descubrir una infidelidad? Aunque la mayoría de las personas asegura que nunca perdonaría una traición de este tipo, lo cierto es que cada situación es tan diferente como distintas son las relaciones y las reacciones. Y sí, a pesar de que pueda parecernos imposible, los expertos aseguran que las infidelidades pueden superarse. Eso sí, nadie dijo que fuera fácil… o rápido.

Hasta llegar a conseguirlo – si se consigue- se atraviesa un largo camino que parece no tener fin. Pero antes de todo ello, se inicia un rosario de sospechas que son difíciles de comprobar y, sobre todo, de compartir. Lo saben bien nuestros detectives privados especializados en infidelidades. Periódicamente, mujeres y hombres se acercan a nuestras oficinas sin saber bien cómo poner el tema sobre la mesa. En momentos así, tenemos bien claras tres cosas: el cliente no está ante una situación sencilla (no es fácil hablar de intimidades delante de un desconocido); las sospechas de adulterio no siempre resultan ciertas; y estos casos requieren de un trato distinto a otro tipo de investigaciones. Conscientes de ello, nos involucramos al máximo con la mayor discreción, delicadeza, confidencialidad y empatía posible, para obtener cuanto antes todas las pruebas que determinen si hay o no infidelidad.

Ante el temor de confesar las sospechas a un profesional, hay que valorar que la mejor y más rápida herramienta para salir de dudas es contratar a un detective privado para destapar la infidelidad. Jugar a investigar la infidelidad por nosotros mismos no solo puede llevarnos al desgaste psicológico, sino también a poner a nuestra pareja sobre aviso, creando situaciones indeseadas sin tener que estar en lo cierto.

Además, resulta una labor complicada para la pareja, ya que la persona infiel utiliza artimañas de todo tipo para esconderse. Por el contrario, los investigadores reunimos de forma objetiva y discreta todos los indicios que permiten dar una respuesta en firme. Empleamos la observación directa, el seguimiento, la toma de fotografías, vídeos y otras tantas técnicas siempre enmarcadas en la más estricta legalidad. Y es que no hay que olvidar que los detectives privados somos los únicos legalmente habilitados para investigar sobre hechos y conductas privadas, lo que hace totalmente válidas las pruebas que pueden presentarse ante los tribunales. En estos casos, nuestras investigaciones van a servir como apoyo para demostrar que la pareja descuida a los hijos, delega su atención en otras personas etc.…indistintamente de lo que pueda fallar después el juez.

Sea cual sea el resultado de la investigación, lo cierto es que va a suponer acabar con las dudas de una vez por todas, pero sobre todo tomar decisiones en base a una información real. En algunos casos, volviendo al principio de este post,  dicen los psicólogos que todo este proceso puede servir incluso para reforzar la relación. Ya sea porque las pesquisas demuestran que no hay engaño alguno, ya sea porque suponen el arranque de un trabajo de fondo que acaba en perdón. En cualquier caso, cada situación va a tener sus propias peculiaridades que marcarán la decisión final de la persona engañada.