El acoso laboral en España en cifras

El acoso laboral en España es una lacra que, a menudo, se mantiene en un plano secundario. El que lo sufre suele evitar pronunciarse por temor a no tener pruebas suficientes que lo demuestren y perder su puesto de trabajo y sus ingresos. Los efectos de este acoso pueden llegar a ser muy duros sobre la salud psicológica del afectado, creando traumas difíciles de superar que, incluso, con la ayuda profesional pertinente se prolongan durante años.

Hacerle frente tampoco es fácil. Lo primero es identificar que, efectivamente, estamos ante un caso real de mobbing. Lo segundo, asumirlo y empezar a pensar y actuar con racionalidad ante ello: recabar pruebas y obtener muestras de dicho acoso es básico. Cualquier detalle puede ser fundamental a la hora de interpretar si estamos ante un caso de acoso laboral pero es cierto que el que lo padece suele tener las manos atadas para poder conseguir demostrar de forma fehaciente que sufre ese tipo de problemas en el trabajo.

El jefe, un compañero del departamento o un trabajador de un área diferente con el que se comparte un proyecto. El acoso laboral puede ser multidireccional y, a veces, hasta grupal. En los casos en los que son varias personas las que someten a otra a vejaciones en el trabajo, los daños para el protagonista son aún más graves puesto que la sensación de sentirse acorralado es inmensa. Si no se cuenta con apoyos dentro del espacio de trabajo, se hace inviable y de ahí se derivan las bajas, habitualmente tipificadas como bajas por depresión.

Aunque puede parecer un problema aislado y se puede llegar a pensar que jamás se pasará por algo así, son miles las personas que sufren acoso en el trabajo. Sólo en España, según cifras oficiales, el 11 por ciento de los trabajadores confiesan haber sido víctimas de algún tipo de acoso en el ámbito laboral.

En detectib, conscientes de esta problemática, llevamos años trabajando en casos de esta índole con resultados muy optimistas. Nuestro equipo especializado de investigación de casos de acoso laboral trabaja de forma discreta y exhaustiva, con tecnología de última generación y con la mejor de las armas: la paciencia y la observación.

Si crees que puedes estar ante un caso de éstos, ya seas tú el afectado o un compañero, no dudes en contactar con nosotros. Te ofreceremos toda la ayuda disponible y te acompañaremos asimismo durante el proceso judicial si lo hubiera. Consúltanos en el teléfono gratuito 900 600 200 o bien envíanos un email a info@detectib.com. También puedes contactar directamente con nuestros detectives aquí, en nuestra web oficial. Gracias por la confianza.

Vigila a tus empleados: el 30% son bajas laborales fingidas

¿Problemas por bajas laborales fingidas? El absentismo fraudulento tiene un coste para las empresas de cerca de 2.000 millones de euros, a tenor de que 3 de cada 10 son bajas laborales fingidas o exageradas. Así se desprende del informe sobre fraude corporativo publicado por la consultoría Winterman, que recoge también un incremento del 6% en el fraude empresarial en 2016, respecto al ejercicio anterior. Casi 3.400 casos en España han servido de análisis para la extracción de estos resultados.

En concreto, el informe señala que el 67% de los casos analizados de fraude empresarial son de carácter interno, lo que arroja que más de la mitad de los mismos han sido cometidos por personal propio o por empresas proveedoras y subcontratadas. La fuga de información confidencial se lleva la palma, con un aumento del 60% respecto a 2015 (destacar que en el 80% de las ocasiones estaba detrás personal con acceso a los datos). Asimismo, el falso absentismo laboral, uno de los tipos más característicos del fraude empresarial, ha estado detrás del 30% de las bajas, con un coste de 2.000 millones de euros.

El mismo informe refleja también el ascenso del fraude financiero, un 16% más que en 2016. Según concreta, el fraude en banca ha visto crecer sus casos en un 30%  respecto a 2015, destacando sobre todo los blanqueos de capitales, los fraudes en transacciones electrónicas y de tarjetas de crédito. Las compañías aseguradoras tampoco se han librado. Reclamaciones fraudulentas por robos, por accidentes, pólizas, indemnizaciones…. han aumentado un 10,8% más en relación al año anterior. (Ver: Las historia más sorprendentes de fraudes a aseguradoras).

Detectives privados para detectar el fraude

Según la consultora, el aumento del fraude en 2016 ha estado ligado a causas como la crisis económica o la baja percepción de riesgo. Por una parte, la fuga de información se ha convertido en uno de los principales puntos de la diana por el crecimiento del valor de la información y la falta de control interno de los datos de la empresa. Por otra, las mejoras en la actividad empresarial han ido vinculadas al aumento del absentismo laboral, con el impacto económico que ello ha supuesto al empresario. 

En este escenario, los detectives privados desempeñan un papel fundamental a la hora de destapar estos y otros tipos de fraudes. Por poner sólo unos ejemplos, su labor es clave para revelar la exageración de daños, demostrar bajas fingidas o fraudulentas o investigar fugas de información de empresas. De ahí que en los últimos años hayan aumentado las empresas que recurren a contratar a profesionales como los de Detectib, con delegaciones en Mallorca, Murcia y Barcelona y servicios en toda España.

¿Puedo poner cámaras de vigilancia para grabar a mis empleados?

Grabar  o no a los empleados durante la jornada laboral ha sido un tema que siempre ha levantado suspicacias, sobre todo desde la generalización del uso de las cámaras de seguridad para controlar la productividad de los asalariados. Estos dispositivos han servido para sacar a la palestra a trabajadores que no cumplían con sus funciones, que se ausentaban en demasía o que se dedicaban a sustraer materiales. Todo ello acciones que han afectado- y afectan- en mayor o menor medida al bolsillo del empresario.

Pero, ¿es legal utilizar cámaras para pillar al empleado? La respuesta es afirmativa. El Tribunal Supremo considera que la instalación de cámaras de videovigilancia para verificar el cumplimiento de las obligaciones del trabajador, no vulnera sus derechos fundamentales. De ahí que, en caso de que el trabajador realice un acto ilícito (por ejemplo un robo), la justicia pueda considerar las imágenes registradas.

Cámaras vigilancia empleados

Eso sí, el trabajador debe estar previamente informado de su instalación. O, lo que es lo mismo, las empresas deben avisar de la existencia de cámaras, mediante la colocación de un distintivo en un lugar visible (un letrero o un cartel). Esta acción genérica se considera suficiente para entender que los trabajadores están al tanto de su presencia, sin ser necesario ningún otro tipo de comunicación verbal o escrita. Con anterioridad, el Tribunal Constitucional añadía que se debía dar a conocer la finalidad de instalar estas cámaras en el puesto laboral, pero la sentencia del tribunal del 3 de marzo de 2016 recortó los requisitos para poder grabar a un trabajador.

Por otra parte, cabe recordar que el artículo 20.3 del Estatuto de los Trabajadores avala que el empresario pueda llevar a cabo una serie de controles para vigilar a sus asalariados. Si la empresa detecta algún tipo de incumplimiento puede sancionarle incluso con el fin de la relación laboral o despido disciplinario.

Sea como sea, las medidas de control deben respetar la dignidad de los trabajadores, tanto en el momento de adoptar la vigilancia como en su aplicación.

Detectives y vigilancia de trabajadores

Como te avanzábamos recientemente, el número de  empresarios que contrata detectives ha ido en aumento en los últimos años. Pequeñas y grandes empresas recurren a investigadores privados como los de Detectib (servicio en toda España), con el fin de localizar pruebas para respaldar ciertos comportamientos laborales (robo de material, incumplimiento de funciones, competencia desleal…) y justificar despidos disciplinarios. En la mayoría de las ocasiones, la labor detectivesca sirve para complementar el trabajo de los abogados ante los tribunales.

Uno de los métodos que los investigadores tenemos a nuestro alcance es la utilización de una cámara oculta para vigilar a un trabajador. En este punto, es importante matizar que sólo un detective privado correctamente habilitado puede echar mano de este recurso y siempre por una causa motivada que respalde la investigación.

En un artículo anterior te contamos uno de los casos de hurtos internos que destapó nuestro equipo de detectives privados en Mallorca. La instalación de microcámaras en una céntrica cafetería de Palma desveló el origen de parte de la recaudación de la caja. Recuerda el caso pinchando en el siguiente enlace.

¿Qué hacer cuando se es víctima de un fraude laboral?

La picaresca ha existido toda la vida pero, tal vez por la influencia de la crisis, en los últimos años se ha visto como los casos de fraude laboral y empresarial han ido aumentando y comenzando a ser una parte importante de los trabajos demandados a los detectives privados en Mallorca por parte de las empresas.

fraude laboralCasos como bajas ficticias o competencia desleal se han ido extendiendo entre las empresas y ya afectan de manera importante a sus cuentas de resultados. Y no es algo que ocurra tan solo en las altas esferas empresariales, sino que este problema está presente en todo tipo de empresas, desde microempresas con pocos trabajadores hasta importantes multinacionales. Todas pueden tener manzanas podridas en sus plantillas.

Entre los fraudes más habituales, o que al menos han aumentado más con la crisis, están lasbajas ficticias. Se dan casos de personas con un alto absentismo laboral injustificado que, incluso, suelen recurrir a las bajas de manera reiterada ya sea para aprovecharse de la situación para alargar el periodo de descanso o para utilizar ese tiempo para trabajar en negro o en otros negocios personales. En nuestros servicios como detectives privados contamos con uno concretamente especializado en investigar bajas injustificadas en Mallorca, con resultados muy a menudo sorprendentes.

La investigación privada de robos dentro de las propias empresas también se han incrementado, ya que los hurtos detectados son más numerosos, tanto de productos físicos como de información y secretos corporativos que son filtrados a la competencia. Estos robos –generalmente de carácter informático- pueden suponer un serio riesgo para las empresas ya que el traspaso de información puede crear agujeros importantes en las cuentas empresariales. Por ello, es más que aconsejable utilizar los servicios de detectives informáticos para atajar cuanto antes estas problemáticas.

Estos son ejemplos de casos de competencia desleal que pueden darse dentro de la empresa, los cuales pueden adquirir muchas formas: desde la filtración de información a la competencia por parte de trabajadores de cualquier nivel hasta, incluso, la creación de empresas paralelas por parte de directivos a las que traspasan clientes o datos.

En Detectib, aconsejamos que cuando una empresa comienza a desconfiar de la fidelidad de sus empleados o percibe errores reiterados y no justificados lo mejor que puede hacer es contactar con su equipo de detectives laborales de referencia para abrir una investigación al respecto, de manera discreta y fiable.

Además, es importante saber que las únicas pruebas que podrán ser validadas por un juez serán las aportadas por un detective con licencia reconocida por el Ministerio de Interior. De este modo, las pruebas que pudieran recopilar las propias empresas de manera interna no tienen validez en un proceso judicial porque no existen garantías de que hayan sido obtenidas dentro de la legalidad.

Detectib ofrece sus servicios de investigación privada en Mallorca para llevar a cabo pesquisas profesionales para destapar todo este tipo de fraudes laborales y empresariales.

Detectar un caso de acoso laboral

El mobbing o acoso laboral consiste en la violencia psicológica que una persona o grupo de personas ejerce sobre otro trabajador dentro del entorno laboral. Una situación complicada que mina la moral de las personas asediadas hasta caer en depresiones y, en muchos casos, el abandono del trabajo. El problema es que demostrar que se está produciendo mobbing es bastante complicado y para conseguirlo suele necesitarse la ayuda de profesionales como los detectives privados.

El también conocido como acoso moral en el trabajo suele producirse de manera sistemática y reiterada durante un periodo de tiempo prolongado. Las víctimas son hostigadas por compañeros de trabajo, por los jefes o incluso por la propia empresa.

Las causas pueden ser distintas. Tal vez deriva de razones personales, como sentimientos de odio o envidia por parte de otras personas, o motivos profesionales si la persona en cuestión es vista como un enemigo que puede entorpecer las aspiraciones laborales.

Otras veces, y cada vez con más frecuencia, son las mismas empresas las que acosan a determinados empleados con el objetivo de que se vayan de la empresa voluntariamente para no tener que despedirlos y pagarles la consecuente indemnización.

Hay trabajadores que llevan muchos años dentro de la misma empresa con condiciones laborales y salariales bastante mejores que las que se ofertan actualmente. En estos casos algunos empresarios comienzan a mirarles con recelo pensando en la posibilidad de contratar a alguien más joven por la mitad de su sueldo. Éstas y otras situaciones pueden llevarles a realizar acciones malintencionadas para que el trabajador se sienta incómodo en ese ambiente y quiera irse.

El problema es que estas situaciones son muy difíciles de demostrar en caso de que se presente una demanda por acoso laboral porque estas prácticas no suelen hacerse frente a terceros o porque existe hermetismo dentro de la empresa.

Los detectives privados de Baleares pueden colaborar en este tipo de casos para ayudar a la víctima a demostrar que está siendo acosada en el entorno de trabajo. Para ello pueden facilitar a sus clientes micrófonos ocultos y otros dispositivos para tratar de obtener pruebas del acoso laboral.

Pongamos por ejemplo el caso de una persona que esté recibiendo un trato vejatorio por parte de la empresa porque quiere que deje el empleo voluntariamente y no tener así que pagarle una indemnización por despido improcedente. El detective puede aconsejar a su cliente que lleve un micro oculto durante su horario laboral para recoger pruebas del acoso que está recibiendo.

Estas grabaciones podrían ser presentadas después como pruebas en un juicio por una demanda de acoso laboral contra la empresa. No obstante, tendrá que ser después el juez quien evalúe las grabaciones y otras pruebas para dictaminar si ha habido o no mobbing.