Servicios de Inteligencia e Investigación al servicio de las empresas

El mundo empresarial entraña numerosas problemáticas, algunas derivadas de la propia razón de ser del negocio y de su día a día, otras fruto de una falta de prevención, de imprudencias o de malas gestiones por parte de directivos o jefes de departamento o simplemente de cuestiones que surgen y se escapan al conocimiento de la propia empresa. Muchas firmas, todas las más relevantes de nuestro país y las de tamaño mediano – grande, se dan cuenta de que la seguridad de su negocio depende de diversos frentes a los que por sí solos no pueden prestar toda la atención que se merecen. En esos casos es donde Detectib, como equipo de investigación y expertos en inteligencia y seguridad empresarial, entra en juego y se convierte en un partner más de su día a día.

Desde hace unos años, el grueso de nuestro trabajo se ha movido desde el lado de los particulares hacia la vertiente más empresarial, incluyendo ahí también a los servicios que prestamos a bufetes de abogados, a mutuas y a aseguradoras. Aún así, las tareas orientadas a determinados servicios de empresa más concretos están acaparando de forma imparable toda la atención. Hablamos de las acciones de Cliente Misterioso; de los programas de Compliance Penal, en los que -como despacho de investigación- estamos especializados; hablamos también de análisis y estudio de la competencia, en busca de problemas de competencia desleal y filtrado de información sensible, y hablamos, por supuesto, de ciber seguridad.

La responsabilidad penal de las empresas

Los programas de Compliance Penal son vitales en la actualidad para cualquier empresa de cierta envergadura. Desde Detectib, ponemos a su servicio a todo un equipo de penalistas y criminólogos que se encargarán de coordinar todas las tareas necesarias para adaptar la firma a las nuevas normativas y leyes y protegerla ante cualquier riesgo penal al que pueda enfrentarse en el futuro. A través de un exhaustivo control y trabajo de prevención, se logrará reducir los riesgo del negocio ante una posible comisión de delitos derivados de su actividad económica.

 

Servicio inteligencia

La optimización de recursos

Nuestro negocio puede ir mal por muchas razones y, una de ellas, puede ser que aquellas personas que trabajan para nosotros y en las que más confiamos no sean como realmente pensamos que son. Los casos de investigación bajo el concepto de cliente misterioso nos han ensañado en Detectib que uno no se puede fiar nunca del todo de alguien, sobre todo si hay una relación económica y de jerarquía por medio. Aunque existen empleados ejemplares, siempre puede haber una manzana podrida entre todos ellos que acabe por ensuciar todo el ambiente y provocar problemas en el rendimiento laboral de toda la plantilla y de la atención de la misma al cliente. Nuestro trabajo es controlar estas situaciones, conseguir pruebas y evitarlas en un futuro.

La ciberseguridad

Para muchos es algo tan nuevo que ni se lo plantean en sus agendas, pero cuando uno lleva una empresa en la actualidad no puede pasar por alto la cantidad de información, dinero y datos de extrema importancia que se manejan a través de los nuevos canales de comunicación y de las nuevas tecnologías. Conocer al milímetro qué herramientas pueden ayudarnos a controlar fugas de información críticas, evitar ataques cibernéticos y mejorar los propios procesos de información internos de la corporación son pasos básicos que ayudamos a dar a todos nuestros clientes, acompañándoles desde el primer momento, con exámenes y auditorías periódicas e informes detallados.

Además de todas estas áreas, el servicio de detective privado que ofrecemos en Detectib para empresas está especializado en inteligencia industrial y finanzas. Un servicio corporativo que contempla también el seguimiento de altos cargos, la competencia desleal, el blanqueo de capitales, la corrupción interna en la empresa, entre otros. Ponemos a tu disposición una línea de teléfono totalmente gratuita (solo llamadas nacionales, tanto desde fijos como desde móviles) 900 600 200, nuestras oficinas en las principales ciudades españolas y un correo electrónico (info@detectib.com) para que cualquier responsable de empresa pueda remitirnos consultas las 24 horas.

 

Compliance penal riesgos empresas

Detectives y cámaras de vigilancia contra hurtos internos

La merma de la caja de un bar no siempre va ligada a la crisis actual. O por lo menos no toda la merma. Y si no que se lo pregunten al propietario de una céntrica cafetería de Palma que veía como la recaudación diaria era cada vez menor. Y empezaron a surgir las sospechas.

detective investigar robosFelipe (nombre ficticio) contactó con nuestra agencia de detectives en Mallorca porque estaba convencido de que alguno/a de sus empleados/as metía mano en la caja. Y lo hacía tan bien que solo tenía sospechas pero no encontraba el agujero por donde se perdían los billetes. Todo ello le estaba provocando un problema económico importante hasta el punto de tener dificultades para pagar las nóminas mensuales. Y como valor añadido una ansiedad que le cortaba el sueño.

Con todo ello, Felipe contactó con Detectib y nos contó sus sospechas. Una noche, una vez cerrada la cafetería, exploramos el local concienzudamente buscando los mejores lugares para poder instalar microcámaras que permitieran grabar los hurtos (si los había) sin despertar sospechas. Hecho el estudio, un domingo los técnicos de detectib procedieron a instalar las cámaras.

El trabajo, no exento de dificultades técnicas y logísticas terminó seis horas después con la confianza de que íbamos a “pillar” al ladrón si es que existía. Las cámaras grabaron las 24 horas durante unos días hasta que decidimos ver los vídeos. Eran muchas horas para ver pero mantuvimos los ojos bien abiertos. Cada vez que alguien se acercaba a la caja, nuestros cinco sentidos se convertían en diez. Y de pronto….. ¡Bingo!

Ahí estaba el camarero infiel metiendo mano sin pudor alguno. No solo a la caja sino también al bote que tenia que repartir entre los compañeros. De acuerdo con los comercializadores del software de la caja registradora habíamos puesto unas pequeñas “trampas” con el que conseguimos probar que lo restado de la recaudación se correspondía con lo que se embolsaba de la caja y se podía ver en los vídeos. Con todo ello, se cito al susodicho y, aunque al principio quiso hacernos dudar, terminó por declarar y pedir perdón por ello. No hace falta decir que fue despedido fulminantemente.