¿Cuáles son los tipos de detectives privados más habituales?

Adiós mitos, adiós películas. No todos los detectives privados son como Colombo ni todos los criminólogos funcionan como los de True Detective. No todos los detectives privados son iguales. Por eso, hoy, vamos a poner sobre la mesa los diferentes tipos de detectives privados más habituales que uno puede contratar en nuestro país y en el resto de Europa. La variedad de profesionales especializados en investigaciones privadas y criminología es tal que, actualmente, agencias como la nuestra cuentan con departamentos específicos centrados en cada tipo de tarea, servicio o función que el cliente precise para resolver su caso.

Es cierto que la formación reglada es una y que todos los detectives en España salen a estrenarse como tales con unas habilidades y conocimientos concretos que son, por supuesto, la base fundamental de nuestro trabajo como investigadores.

Sin embargo, muchos somos los que apostamos por la formación continuada y el aprendizaje diario para conseguir ser expertos en determinadas labores o tareas que se nos encomiendan. Así, un cliente puede encontrar detectives con una orientación más financiera y empresarial, que son perfectos para atender casos relacionados con negocios y grandes firmas; o bien contratar a un detective familiar, especializado en casos de particulares y derecho, lo que lo convierte en un colaborador natural de los bufetes de abogados.

En el siguiente vídeo, señalamos la clasificación estandarizada más habitual dentro de las agencias de detectives en España, que siguen la división de detective penal, detective laboral, detective civil y detective mercantil:

Existen detectives informáticos, que son los que se introducen en los sistemas tecnológicos de las empresas y trabajan para detectar fugas de información, combatir ataques y proteger los archivos más comprometidos de la firma. Tienen un perfil de detective forense digital nato y son auténticos magos de Internet y la seguridad online. Junto a ellos también están los detectives para casos de infidelidad, que son los que más trabajo de calle suelen realizar: seguimientos, capturas de fotos y vídeos, informes detallados de movimientos y horarios, camuflaje y escucha. Son lo más parecido al detective que se ve en las películas, puesto que su función es básicamente de campo.

Otra categoría de detective es el que está centrado en investigaciones laborales. Suele colaborar con las mutuas y aseguradoras y formar equipo con los detectives financieros y de empresa. Están especializados en detectar bajas fingidas, fraudes laborales generalizados, informes de comportamiento de empleados, investigación de robos dentro del negocio o de filtraciones de información por parte de directivos. Asimismo, suelen ser de gran ayuda en los procesos de selección de nuevos candidatos para puestos de cierta importancia.

Los detectives familiares son los que se dedican a investigaciones relacionadas con conflictos de custodia por divorcios, impagos de pensiones por parte del cónyuge, declaraciones falsas de convivencia, localización de seres queridos desaparecidos o investigaciones de parentescos. Además, son una figura fundamental en los repartos de herencias sin testamento, puesto que aportando pruebas o encontrando a familiares pueden cambiar la división del patrimonio pendiente de sucesión.

En general, un detective puede realizar cualquiera de estas labores sin problema, sin embargo, las agencias de detectives con profesionales especializados como Detectib son las que pueden ofrecer servicios de detective más variados, más completos y desarrollar todos ellos con resultados garantizados, a precios ajustados y en plazos más reducidos. Consulte nuestras tarifas estándar directamente online en la página de precios de detective en esta web o bien consulta directamente con nosotros vía teléfono gratuito (900 600 200) o bien por email [email protected]

detective privado tipos