¿Qué hace un detective privado?

¿Qué hace un detective privado? ¿Para qué sirve contratar sus servicios? ¿Qué funciones están amparadas por la ley y cuáles exceden sus poderes? Hemos hablado ya en otras ocasiones de qué puede y qué no puede hacer un detective privado, pero nunca es suficiente. Casos como el de Método 3 en Barcelona ha hecho mucho daño a la profesión, colocándola en el puro de mira de la desconfianza de los ciudadanos de a pie. Sin embargo, también se ha producido un resurgir en la otra cara de la moneda: las empresas, mutuas y aseguradoras se han dado cuenta de la importancia vital de contar con profesionales acreditados en investigación y criminología para poder realizar sus trabajos con seguridad.

Si nos ceñimos a lo que más hace hoy en día una agencia de detectives privados en España como es detectib, con centros de atención al cliente en las principales capitales de provincia del Estado, veremos que el fraude y el mundo empresarial son los que aglutinan la mayor parte de la demanda. Sigue habiendo muchos particulares que acuden a nosotros para resolver determinados conflictos familiares o de pareja, como la investigación de pruebas de infidelidad o las declaraciones de insolvencia de cónyuges en procesos de divorcio y custodias, pero el grueso de las tareas se centran ya en aclarar engaños, localizar a morosos y destapar fraudes a gran escala en empresas.

Investigar accidentes falsos in itinere o en el espacio de trabajo para engañar a mutuas y aseguradoras está al orden del día. En detectib, de hecho, trabajamos para algunas de las firmas de seguros más importantes de España y vemos a diario situaciones que claman al cielo y que, si se dejaran pasar por alto, supondrían para estas empresas la pérdida de miles de millones de euros. Otra de las cuestiones que se analizan y persiguen son las bajas fingidas de trabajadores dentro de las empresas que, más a menudo de lo que uno puede llegar a creer, se confirman como estafa. Lo malo de estas realidades que siguen siendo aisladas dentro del común de la clase trabajadora en España es que la sospecha se abre para todos y cada uno de los que forman parte de una plantilla. Lo que perjudica a la confianza dentro de la empresa y lastra su negocio. Erradicarlo a tiempo es la mejor forma de combatirlo.

Pero el papel del detective en el mundo actual no se ciñe solo a estas cuestiones. También se trabaja mucho entre libros, informes y documentación oficial buscando pruebas que demuestren propiedad, titularidad y vínculos familiares como son los casos de herencias, familiares desaparecidos, paternidades no demostradas, etc. Para ello, un investigador privado como los de nuestro equipo lo que se centra en hacer es trabajo de campo y labores de documentalista: su objetivo es obtener información para poder aportar al cliente pruebas claras acerca de comportamientos o realidades de otras personas. Los ámbitos habituales son: económico y financiero, laboral, mercantil, vida personal y familiar salvo, ojo aquí, que sean domicilios o zonas y lugares reservados.

Los detectives privados también son los encargados de la investigación de los llamados “delitos perseguibles” (semipúblicos y privados o particulares) siempre y cuando sea a instancia de la parte legitimada en el proceso penal. En el caso de nuestra agencia de detectives, buena parte de nuestros clientes habituales son bufetes de abogados de prestigio. Profesionales perfeccionistas que saben que para atar bien un juicio y lograr los objetivos marcados por la Justicia es vital contar con pruebas legales, evidencias incontestables y testimonios firmes que no siempre en la investigación general que hacen las fuerzas de seguridad del Estado se consiguen a la primera. Estos delitos en los que puede intervenir como investigador un detective son:

  • Abusos, acoso sexual o agresiones de distinto tipo. Así como amenazas e injurias e incluso coacciones.
  • La revelación de informaciones secretas por diferentes fuentes.
  • Situaciones en las que no se cumplan los deberes de asistencia legal de tutela, guarda o acogida familiar.
  • Casos en los que se realice reproducción asistida a una mujer sin consentimiento previo.
  • El impago de cuotas y prestaciones a hijos o cónyuges dictaminadas por un juez.
  • También se pueden investigar aquellos daños por imprudencia grave que superen los 80.000 euros.
  • Se incluyen asimismo todos los delitos relativos a la propiedad intelectual, la propiedad industrial, los mercados y la esfera de los consumidores.
  • Los delitos societarios también son una de las tareas que pueden ser analizadas e investigadas en profundidad por detectives.
  • Las muertes causadas por imprudencias leves, tipificadas por ley.

Las labores de vigilancia y seguridad también están contempladas en la legislación como tareas aplicables a los profesionales de la investigación privada. En este cajón entra, por ejemplo, la vigilancia de exposiciones y eventos especiales, ferias, congresos multitudinarios, hoteles, etc.

Para aclarar de primera mano todas estas cuestiones, en detectib ofrecemos siempre una primera consulta gratuita en cualquiera de nuestras sedes y centros de atención al cliente. En esa primera visita se evalúa el caso y se determina si, efectivamente, se trata de algo que entre dentro de las funciones legales de un detective. A partir de ahí, se diseña una estrategia de trabajo a medida y se ajusta la misma al presupuesto disponible del cliente. De este modo, nos garantizamos la resolución exitosa de todos los casos en los que nos involucramos y la satisfacción de nuestros colaboradores y clientes al 100%.

Solicita tu consulta o plantéanos directamente tus dudas desde nuestro formulario de contacto web o bien escribiendo a [email protected]