El Compliance en el sector turístico como clave para mejorar su competitividad

El Compliance en el sector turístico como clave para mejorar su competitividad

Compliance en el sector turístico- DetectibNo hay duda de que el Compliance en el sector turístico actúa como un elemento clave para mejorar su competitividad y su calidad. La aplicación del cumplimiento normativo le sirve de escudo protector contra la comisión de delitos, apoyándose en un modelo de organización y de gestión pensado para evitar o atenuar la responsabilidad penal de las empresas turísticas. Los programas de Compliance (programas de cumplimiento normativo penal) son su máximo aliado: su estrategia se adapta a los valores y al sistema de gestión empresarial y marca una clara política de prevención, detección y respuesta ante delitos. De esta forma, las entidades turísticas hacen frente a las consecuencias de estas infracciones, que pueden llevar a cierres definitivos, suspensión de la actividad y multas, entre otras.

Siguiendo estos criterios, los Programas de Compliance para empresas del sector turístico desarrollados por Detectib se organizan en tres claras áreas de actuación: el diagnóstico de la situación de la empresa, la elaboración del Plan de Prevención de Delitos y la verificación del funcionamiento del modelo de Prevención de Delitos de la Sociedad.  De ahí que su éxito dependa de la adecuada identificación de los procesos de negocio, de los métodos de control y de la concreción de los riesgos, así como de los procedimientos de operación, monitorización y de mejora continua. Todo ello, complementado con un informe de control interno que certifica la eficacia del proyecto.

Con este programa de Compliance Penal en el sector turístico se pone freno a que una empresa pueda resultar penalmente responsable por los actos cometidos por sus directivos, sus representantes legales, sus trabajadores… que le haya generado un beneficio. Entre los delitos más comunes en el ámbito turístico destacan:

  • Blanqueo de capitales
  • Daños informáticos
  • Estafas y fraudes
  • Medio Ambiente
  • Publicidad engañosa
  • Contratación de sin papeles
  • Uso fraudulento de tarjetas
  • Captación de datos personales

Además de evitar la imputación penal de la empresa turística en caso de delito, el Compliance aporta otros beneficios como son la mejora de la gestión y de la reputación empresarial, la mayor seguridad y el mejor acceso a productos y contrataciones (transmite a los proveedores, a los distribuidores, a los organismos públicos… el compromiso de la entidad por el cumplimiento normativo).

Unetur: modelo de calidad y competitividad

Compliance en el sector turístico- DetectibEn línea con este objetivo de consolidar la calidad y la competitividad del sector, la Secretaría de Estado de Turismo ha puesto en marcha recientemente la iniciativa UNETUR (Comité de Coordinación interinstitucional de estándares y distintivos turísticos). El proyecto persigue la coordinación de las instituciones y agentes relevantes de este ámbito para constituirse en  una referencia nacional e internacional. En este último caso mediante la exportación de la metodología de los Destinos Turísticos Inteligentes y el modelo de calidad y competitividad del sector turístico español.

Esta apuesta pretende también compartir conocimientos, potenciar las sinergias entre las distintas entidades, identificar las necesidades de normalización, promocionar la marca Q de calidad y apoyar la Estrategia de Turismo 2030.

Detectib implanta el plan de prevención de delitos en la EMT de Palma

Desde la entrada en vigor de la última reforma del Código Penal son muchas las empresas que han recurrido a nuestros servicios para poner en marcha una forma eficaz de control y prevención de riesgos penales en la compañía. Una de las últimas en confiar en Detectib ha sido la Empresa Municipal de Transportes de Palma (EMT), con la que trabajaremos durante un año para implementar un completo programa de Compliance Penal, adaptado tanto a las peculiaridades del sector como a las de la propia compañía. Una colaboración esencial entre nuestro equipo y los distintos departamentos de la empresa, encaminada a asegurar la correcta adaptación a la nueva normativa, la reducción del riesgo penal y la prevención de delitos.

Se trata así de establecer un plan de acción que identifique los principales riesgos de la compañía ante la comisión de delitos en el marco de sus actividades y, en consecuencia, marcar las mejoras necesarias a implementar como prevención. Para ello, la función de nuestros criminólogos y abogados penales pasará por analizar las actividades de los distintos departamentos y trazar el riesgo de posible comisión de delitos de responsabilidad penal en cada uno de ellos. Tras medir cuál sería su impacto, se evaluarán los controles establecidos por la EMT así como su capacidad para considerarlos como mitigantes en el supuesto de un proceso penal.

Con el diagnóstico de la situación de la empresa, la elaboración del Plan de Prevención de Delitos y la implantación de las recomendaciones de mejora se realizará un Informe de Control Interno para verificar que el modelo implantado funciona adecuadamente.

Análisis de riesgos y delitos

Nuestro equipo consultor asume el desarrollo de los programas de Compliance Penal partiendo del análisis y de la evaluación de cada compañía en función de características internas propias, además de las inherentes a cada sector. En consecuencia, el diagnóstico de riesgos en la EMT girará en torno a su propia estructura y circunstancias. El catálogo de delitos incluirá aquellos que den lugar a responsabilidad penal, según lo establecido por la normativa.

La implantación de este modelo de prevención otorgará a la EMT un valor añadido en un marco cada vez más exigente también desde el punto ético corporativo. Este tipo de planes no sólo está destinado a evitar la imputación penal de la empresa ante un delito, sino también a mejorar la reputación y la gestión empresarial y a dotarla de mayor seguridad ante la detección de comportamientos impropios, como pueden ser fraudes o robos.

Cabe recordar que la modificación del Código Penal en 2010, con su  posterior reforma en 2015, abrió un nuevo escenario en el marco de la responsabilidad penal. Más allá de las personas físicas (individuos), las personas jurídicas también pasaban a ser responsables. Es decir, cualquier trabajador, administrador, socio…  que cometa un delito que beneficie a la compañía – con independencia de la responsabilidad del individuo- puede transferir la responsabilidad a la propia empresa, la cual podrá ser sancionada por dicha conducta.

Plan prevención delitos EMT Palma