¿Se pueden usar los Whatsapp como pruebas en un juicio?

Una de las preguntas más frecuentes que nos encontramos en nuestra agencia de detectives privados hace referencia a los tipos de pruebas que se pueden o no se pueden utilizar en un juicio, las que son válidas de por sí y las que precisan de un peritaje previo. Las pruebas que recaban las fuerzas de seguridad y las que puede aportar gráficamente un detective a raíz de su investigación han de ser sopesadas por el abogado del caso y luego por el resto de los integrantes del sistema judicial que forman parte del proceso en marcha. No siempre se admiten todas las pruebas, ya que todas han de pasar una exhaustiva valoración: no deben tener muestras evidentes de manipulación, han de aportar información real al caso, tienen que estar debidamente registradas y recogidas por los cauces autorizados. Así que, no, no es sencillo encontrar pruebas para un juicio. Y no, no es fácil conseguir pruebas de peso, que sean irrefutables.

Por ello, es tan habitual que tanto particulares como empresas acudan a bufetes y agencias de detectives privados para encontrar el apoyo legal necesario. En el caso de las pruebas obtenidas con cámaras, si no hay una aprobación previa por parte del juez, es muy complicado que esas imágenes sean admitidas. Al igual que sucede con las escuchas que, como se ha visto últimamente en muchos casos de corrupción, deben ser ordenadas por el sistema judicial para que estén fuera de toda duda. Sin embargo, es importante conocer que las imágenes de las cámaras de vigilancia en los espacios de trabajo, tiendas, bancos y todos los lugares de ámbito laboral sí son válidas en un juicio, por ejemplo.

Y el whatsapp, ¿qué?

Respecto a los mensajes de Whatsapp, otra de las demandas más comunes en los últimos tiempos, es importante aclarar que NO se pueden usar como prueba en juicios sin más. Antes, todos los mensajes de Whatsapp que sean susceptibles de presentarse como prueba deben ser revisados por un perito forense. Será esa figura la que determine si pueden mostrarse ante el juez. Si el perito forense los rechaza, habrá que olvidarse de ellos.

Como es cierto que existen vacíos legales y que, dado el rápido avance de las nuevas tecnologías, cada vez son más, lo ideal es que un detective privado acreditado (esta figura sí está legalmente autorizada a trabajar con pruebas y, de hecho, muchas veces colaboran de forma directa con las fuerzas de seguridad del Estado) pueda orientarnos en cada paso. En Detectib contamos con agentes de investigación especializados en informática y nuevas tecnológicas. Pregúntanos si tienes alguna duda al respecto. La primera consulta es totalmente gratuita. Recuerda que puedes hacer por teléfono en el 900 600 200 (gratuito desde España) o bien vía mail a [email protected]