¿Cuáles son los tipos de detectives privados más habituales?

Adiós mitos, adiós películas. No todos los detectives privados son como Colombo ni todos los criminólogos funcionan como los de True Detective. No todos los detectives privados son iguales. Por eso, hoy, vamos a poner sobre la mesa los diferentes tipos de detectives privados más habituales que uno puede contratar en nuestro país y en el resto de Europa. La variedad de profesionales especializados en investigaciones privadas y criminología es tal que, actualmente, agencias como la nuestra cuentan con departamentos específicos centrados en cada tipo de tarea, servicio o función que el cliente precise para resolver su caso.

Es cierto que la formación reglada es una y que todos los detectives en España salen a estrenarse como tales con unas habilidades y conocimientos concretos que son, por supuesto, la base fundamental de nuestro trabajo como investigadores.

Sin embargo, muchos somos los que apostamos por la formación continuada y el aprendizaje diario para conseguir ser expertos en determinadas labores o tareas que se nos encomiendan. Así, un cliente puede encontrar detectives con una orientación más financiera y empresarial, que son perfectos para atender casos relacionados con negocios y grandes firmas; o bien contratar a un detective familiar, especializado en casos de particulares y derecho, lo que lo convierte en un colaborador natural de los bufetes de abogados.

En el siguiente vídeo, señalamos la clasificación estandarizada más habitual dentro de las agencias de detectives en España, que siguen la división de detective penal, detective laboral, detective civil y detective mercantil:

Existen detectives informáticos, que son los que se introducen en los sistemas tecnológicos de las empresas y trabajan para detectar fugas de información, combatir ataques y proteger los archivos más comprometidos de la firma. Tienen un perfil de detective forense digital nato y son auténticos magos de Internet y la seguridad online. Junto a ellos también están los detectives para casos de infidelidad, que son los que más trabajo de calle suelen realizar: seguimientos, capturas de fotos y vídeos, informes detallados de movimientos y horarios, camuflaje y escucha. Son lo más parecido al detective que se ve en las películas, puesto que su función es básicamente de campo.

Otra categoría de detective es el que está centrado en investigaciones laborales. Suele colaborar con las mutuas y aseguradoras y formar equipo con los detectives financieros y de empresa. Están especializados en detectar bajas fingidas, fraudes laborales generalizados, informes de comportamiento de empleados, investigación de robos dentro del negocio o de filtraciones de información por parte de directivos. Asimismo, suelen ser de gran ayuda en los procesos de selección de nuevos candidatos para puestos de cierta importancia.

Los detectives familiares son los que se dedican a investigaciones relacionadas con conflictos de custodia por divorcios, impagos de pensiones por parte del cónyuge, declaraciones falsas de convivencia, localización de seres queridos desaparecidos o investigaciones de parentescos. Además, son una figura fundamental en los repartos de herencias sin testamento, puesto que aportando pruebas o encontrando a familiares pueden cambiar la división del patrimonio pendiente de sucesión.

En general, un detective puede realizar cualquiera de estas labores sin problema, sin embargo, las agencias de detectives con profesionales especializados como Detectib son las que pueden ofrecer servicios de detective más variados, más completos y desarrollar todos ellos con resultados garantizados, a precios ajustados y en plazos más reducidos. Consulte nuestras tarifas estándar directamente online en la página de precios de detective en esta web o bien consulta directamente con nosotros vía teléfono gratuito (900 600 200) o bien por email info@detectib.com

detective privado tipos

Cuándo contratar a un detective privado

¿Cuándo contratar a un detective privado? Seguramente nunca se te haya pasado por la cabeza que fueras a necesitar contratar a un investigador privado… Y, de pronto, te ves aquí, buscando una solución a ese problema con el que parece que has llegado a un callejón sin salida. Lo cierto es que los detectives privados ofrecen un amplio abanico de servicios que van mucho más allá del tópico de investigar un crimen, una infidelidad o las bajas fraudulentas de un empleado.

El seguimiento de personas es un campo muy extenso. En principio puede ser solo para localizar su paradero y saber cuáles son sus rutinas, pero también es muy frecuente que un detective tenga que seguir a morosos que no pagan sus deudas y que, sin embargo, tienen bienes y propiedades ocultas al ojo no experto. Asimismo, la persecución de infidelidades es una de las áreas más demandadas como también lo son el seguimiento y control de adolescentes problemáticos, tanto dentro del ámbito familiar como del de las amistades. Un investigador puede ser de gran ayuda además para controlar personas con adicciones (ludopatías o drogas), para encontrar a familiares con los que se perdió todo el contacto hace tiempo, para obtener pruebas de malos tratos en el ámbito doméstico o incluso para detectar situaciones de acoso laboral complicadas.

En el día a día, buena parte del trabajo habitual de un equipo de detectives privados son estas tareas de búsqueda de familiares desaparecidos pero asimismo se dedica mucho esfuerzo a la localización de testigos para juicios. Por ello, se colabora a menudo con bufetes y abogados particulares que precisan ayuda en la obtención de pruebas sólidas sobre las que sostener sus defensas. Los servicios que se prestan a los bufetes de abogados y a las mutuas y aseguradoras son muy variados y algunos de gran relevancia para el negocio de este tipo de firmas: la consecución de casos judiciales que, a priori, parecen irresolubles o la información fiable sobre la que sostener acusaciones de fraude a seguros es primordial a la hora de que estas empresas puedan operar sin graves pérdidas.

Las prestaciones de un detective a las empresas se han ampliado en los últimos años con la incorporación de trabajos específicos como el del Cliente Misterioso. El Mistery Client es un detective que se hace pasar por un cliente más y reporta con todo detalle a quien lo contrata cómo funciona todo el proceso, cómo trabajan sus empleados, dónde hay fallos de atención o comportamientos irresponsables que puedan dañar el negocio. Para poder abordar este tipo de trabajos, es imprescindible que se trate de un detective privado acreditado puesto que solo los detectives formados y certificados por el Ministerio de Interior están autorizados para investigar a terceros. Y sólo sus pruebas son válidas.

Los informes que emiten los detectives a empresas y particulares abarcan desde informes de contenido audiovisual con análisis de rutinas y control de movimientos a informes completos sobre finanzas con el fin de detectar fraudes o posibles fugas de información delicada dentro de una firma, ya sea local, regional, nacional o internacional. Estos informes se elaboran al término de todo el proceso, cuando el detective ha recabado cuidadosamente toda la información necesaria y ha analizado la misma. Son documentos muy completos, que deben incluir los diversos materiales obtenidos durante el proceso de investigación y una reseña detallada de la labor realizada con sus conclusiones.

Dado que el material que maneja un detective privado exige extremo cuidado y discreción, es imprescindible que el que quiera contratar a un especialista en criminología o investigación tenga en cuenta su formación, su experiencia y su profesionalidad. Se ha de requerir siempre la debida identificación oficial del detective que se vaya a encargar del caso y también el de la agencia que lo gestiona.

En el caso de Detectib, contamos con el respaldo y la certificación de AENOR, como una de las agencias de detectives en España de referencia. El mérito está en contar con un equipo completo, con cobertura nacional, y formado en las mejores universidades del país. Así como la calidad de nuestros colaboradores externos y de las agencias internacionales de las que somos partners. Hoy por hoy, aunque la sede de nuestra agencia de detectives está en Mallorca, contamos con un amplio equipo de investigadores privados en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Murcia, Alicante, Jaén, Badajoz, A Coruña, Albacete y Gijón.